www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Dominadas por los narcos

La policía y el Ejército de Brasil toman nueve favelas de Río sin usar las balas

lunes 07 de febrero de 2011, 09:32h
Nueve favelas de Río de Janeiro que estaban bajo el control de los cárteles de la droga, fueron tomadas por agentes de la policía y el Ejército de ese país sin verse obligados a recurrir a las armas, ya que no encontraron resistencia alguna por parte de las bandas de narcotraficantes que supuestamente operan en esas barriadas.


La policía de Río de Janeiro, con apoyo de las Fuerzas Armadas y otros organismos de seguridad del Estado, ocupó este domingo nueve favelas que eran dominadas por bandas del narcotráfico y lo hizo "sin un solo disparo", según las autoridades.

"La operación fue un éxito, se hizo sin usar armas de fuego, ninguna violencia, sin muertos ni heridos", declaró en rueda de prensa el secretario de Seguridad de Río de Janeiro, José Mariano Beltrame.

En la acción participaron 526 agentes y 105 fusileros de la Marina, que contaron con apoyo de un helicóptero artillado y de 21 vehículos blindados de las Fuerzas Armadas, indicó el funcionario, quien subrayó que la operación concluyó en poco más de dos horas.

Las tropas ingresaron en nueve favelas de la zona central de Río de Janeiro durante la madrugada de este domingo y no encontraron resistencia alguna por parte de las bandas de narcotraficantes que supuestamente operan en esas barriadas.

Beltrame consideró que los delincuentes que ocupaban esas zonas pueden haberse "intimidado" ante la fuerte presencia de las fuerzas de seguridad o que incluso pudieron haber huido en días anteriores a la ocupación, pero aclaró que las tropas que ocuparon las favelas se ocuparán ahora de intentar localizar su paradero y capturarles.

Asimismo, indicó que los agentes realizarán allanamientos en varias residencias y locales que, según han denunciado en forma anónima algunos vecinos, son utilizados por los narcotraficantes para guardar armas y drogas.

Según el funcionario, en las nueve barriadas ocupadas residen unas 20.000 personas que "han sido liberadas definitivamente" de las bandas que se habían asentado en esas zonas gracias a la "ausencia del Estado", que "ha regresado para quedarse", afirmó.

La intención de las autoridades instalar en esas barriadas lo que se conoce como "Unidades de Policía Pacificadoras", que consisten en puestos policiales permanentes destinados a garantizar la seguridad de la población.

La operación fue similar a la realizada a fines de noviembre pasado en el complejo de favelas del Alemán, unas barriadas que eran consideradas como un "fortín" del tráfico de drogas en la ciudad y que fueron ocupadas por unos 2.600 policías y militares tras dos días de enfrentamientos.