www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La campaña electoral arrancará en agosto

Daniel Ortega pasa de largo la Constitución y optará a un tercer mandato

lunes 28 de febrero de 2011, 10:43h
El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ya es oficialmente el candidato presidencial para el Frente Sandinista de Liberación Nacional de cara a las elecciones generales de noviembre de este año, pese a que la decisión va contra un artículo de la constitución que prohibe la reelección continua y la candidatura a quien haya cumplido dos mandatos con anterioridad.
El Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSNL) ha proclamado oficialmente al actual presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, como candidato a las elecciones presidenciales que tendrán lugar en el país el próximo 6 de noviembre.

El FSNL ha informado en su cuarto congreso de que hablará de las estrategias de la campaña electoral en vistas a los comicios, según informa el canal de televisión panamericano TeleSur. Asimismo, ha señalado que "ya se está hablando de las alianzas que pudiera haber en las elecciones" en la nación centroamericana. Por su parte, la oposición nicaragüense "no ha terminado de elegir a sus candidatos", tras informar que la campaña electoral iniciará a partir del próximo mes de agosto.

El evento donde fue proclamo Ortega como candidato oficial del Partido Sandinista se llevó a cabo en la plaza de la Revolución en Managua, la capital nicaragüense. Antes de oficializarse su proclamación, Ortega manifestó que "ellos (los opositores) tuvieron 16 años en el poder, nosotros apenas llevamos cuatro años, estamos entrando en el quinto año ya, por eso es que es tan importante garantizar que en las próximas elecciones le demos continuidad a este proyecto".

"Aquí estamos dos proyectos: el proyecto del pueblo, de los pobres, de la nación, el proyecto cristiano, socialista, solidario que tiene una expresión fundamental en el campo educativo; y el proyecto de los del capitalismo salvaje", indicó el mandatario nicaragüense.

Ortega, quien tras una revolución gobernó en la década de 1980 mientras Estados Unidos intentaba derrocarlo, lidera las encuestas rumbo a los comicios de noviembre, cuando también se renovará el Congreso de la nación centroamericana.

Candidatura "ilegal"

Por su parte el obispo auxiliar de la archidiócesis de Managua, Silvio Baez, lamentó que "lo ilegal se quiera revestir de legalidad" en alusión a la aprobación por el IV Congreso sandinista de la candidatura presidencial del mandatario nicaragüense.

"Me apego a la Constitución Política y a lo que la Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN) ha dicho, que ha lamentado de que en Nicaragua lo ilegal se quiera revestir de legalidad", declaró Baez al canal 12 de la televisión al reaccionar sobre la elección de Ortega por el congreso de su partido como candidato presidencial ante los comicios que el 6 de noviembre se realizarán en este país.

El prelado recordó que la CEN emitió en abril y noviembre del año pasado, sendos comunicados en que planteó el rechazo de la Iglesia católica a que no se respete la Constitución Política nicaragüense.

El obispo auxiliar de Managua indicó que la CEN también ha "lamentado seriamente" de que las instituciones públicas aparezcan al servicio de grupos privilegiados del Estado, de que no se respete la Constitución y que no haya separación de los Poderes del Estado.

"Yo solamente me hago eco de lo que como obispos hemos dicho en los comunicados de abril y noviembre del año pasado, ya que sabíamos que esto iba a ocurrir (la candidatura de Ortega), y nosotros como obispos lo hemos denunciado y lamentado como algo que no ayuda a la democracia en Nicaragua", insistió el prelado.

El diputado suplente y dirigente del Movimiento Renovador Sandinista (MRS) Hugo Torres, por su lado, dijo que Ortega no puede ser candidato ni del FSLN ni de ningún partido "porque doblemente se lo prohíbe la Constitución nicaragüense".

Según Torres, lo que hubo el sábado en la Plaza de la Revolución de Managua "fue una mascarada, un acto teatral y no un Congreso, donde todo el mundo siguió las consignas que le bajaron de la tarima principal".

El dirigente opositor señaló que en esa "mascarada" nadie discutió nada ni refutó nada, cuando en un congreso verdadero, las mociones se discuten y se refutan en base a una agenda que tampoco hubo. "Lo que hubo fue un acto más de endiosamiento del presidente Ortega, de culto a la personalidad porque el mandatario no puede ser candidato presidencial", insistió Torres.

Pese a todo, la candidatura de Ortega se apoya en una sentencia de la Corte Suprema de Justicia de Nicaragua que en octubre de 2009 declaró inaplicable esa prohibición que aparece en el artículo 147 de la Constitución de este país.