www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

En un instituto de EEUU

Los estudiantes hispanos de EEUU confrontan a Obama

martes 29 de marzo de 2011, 11:16h
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, atendió las inquietudes e interrogantes de los estudiantes hispanos de la escuela secundaria Bell Multicultural, en un barrio latino de Washington, ante las dificultades que tiene su administración para poner en marcha una reforma migratoria integral y a medidas como el "Dream Act" que permiten a los jóvenes inmigrantes sin papeles, permanecer legalmente en ese país mientras realizan sus estudios.


El presidente de EE.UU., Barack Obama, dijo que no puede firmar una orden ejecutiva que impida las deportaciones de estudiantes indocumentados ni concederles un Estatus de Protección Temporal (TPS), pero prometió seguir impulsando cambios a la legislación en el Congreso.

La deportación forzada de estudiantes, junto a las altas tasas de deserción escolar de los alumnos hispanos y la escasa proporción de ellos que accede a la universidad, fue la clave del encuentro que protagonizó este lunes Obama en la escuela secundaria Bell Multicultural, en un barrio latino de Washington.

La pregunta grabada en vídeo de una alumna que sujetaba una carta de deportación en la mano abrió el debate que acaparó la mayor parte del foro, organizado por la cadena televisiva Univisión y al que acudieron unos 600 padres, estudiantes y maestros.

"¿Por qué seguimos recibiendo cartas de deportación como estas?", dijo la alumna Karen Maldonado, haciendo referencia al compromiso del Gobierno con medidas como el "Dream Act", que abriría una vía a la legalización para los estudiantes indocumentados que se inscriban en las Fuerzas Armadas o completen dos años de universidad.

Dado el estancamiento de esa propuesta en el Senado, donde fue rechazada el pasado diciembre, los estudiantes pidieron a Obama que firme una orden ejecutiva que impida las deportaciones.

"No es el caso", respondió el mandatario. "Tenemos suficientes leyes aprobadas por el Congreso que indican muy claramente cómo debe funcionar nuestro sistema migratorio. La posibilidad de firmar una orden ejecutiva e ignorar todas esas leyes no encaja con el papel apropiado que debo tener como presidente".

También rechazó la idea de concederles el TPS, dado que ese estatus se ha otorgado "históricamente" a inmigrantes que escapaban de "persecuciones o situaciones de emergencia en sus países", y "no sería apropiado usarlo para un grupo en particular sólo porque estén buscando oportunidades económicas".

Eso no significa, añadió, que su Gobierno vaya a dejar de proponer "legislación que pueda cambiar el sistema", por lo que instó a los estudiantes indocumentados de todo el país a escribir a sus congresistas y urgirles a sumar su apoyo al "Dream Act".

"El cambio en este país nunca se ha logrado de la noche a la mañana. Muchos de nuestros grandes avances se han conseguido gracias a jóvenes que estaban dispuestos a luchar y hacer sacrificios por algo en lo que creían", señaló Obama.

El presidente añadió que su Gobierno ha "redefinido sus prácticas de deportación" para aumentar un 70 por ciento la de los indocumentados criminales, al tiempo que disminuía la de aquellos sin antecedentes penales.

Pero el gran mensaje que quiso transmitir Obama a los estudiantes hispanos, que suman el 22 por ciento del total de alumnos del país, fue el de que su comunidad "será clave para el éxito de Estados Unidos en el futuro" y que el país necesita que todos completen su educación secundaria y puedan acceder a la universidad.

Sólo cerca de la mitad de los alumnos hispanos logra completar la secundaria en el periodo de tiempo establecido, y son muy pocos los que llegan a las universidades: apenas un 13 por ciento de ellos obtienen una licenciatura y un 4 por ciento consigue un diploma posgrado, según el Departamento de Educación.

La estrategia del Gobierno ante ese reto consiste en centrarse, de forma prioritaria, en los "alrededor de 2.000" colegios que concentran las mayores tasas de deserción escolar del país.

En cuanto a la escasa inversión del Gobierno en las escuelas en comparación con la que se dedica a defensa, Obama recordó que, "pese a sus muchos compromisos" en Afganistán e Irak, ha propuesto aumentar este año de nuevo el presupuesto de educación, que consideró una condición necesaria para "ser fuertes en el exterior". "Sólo vamos a conseguir ser fuertes fuera en la medida en la que lo seamos aquí. Y para eso necesitamos una población educada", aseguró Obama.