www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

LA CAMELANCIA DE LA MEMORIA HISTÓRICA Y SUS DINEROS

viernes 08 de abril de 2011, 14:21h
Zapatero, erre que erre, ha decidido mantener un presupuesto de 5’6 millones de euros para subvencionar la memoria histórica. “Tú, que epitafios a los vivos haces…”, escribió Lope de Vega, para concluir: “Que abrir las sepulturas a los muertos más es del azadón que de la pluma…”

Ante el señuelo de esos 5’6 millones de euros anuales han surgido docenas y docenas de asociaciones que presentan un plan de excavaciones o similar para recibir una subvención zapateresca de 30.000 o 40.000 euros. El 80% del dinero recibido se lo reparten, en no pocos casos, los directivos de esas asociaciones y el 20% restante lo destinan a unas excavaciones que generalmente son solo un simulacro.

Así se derrocha el dinero que pagan los contribuyentes a través de un sistema fiscal casi confiscatorio. Una ocurrencia estéril de Zapatero nos cuesta a los españoles mil millones de las antiguas pesetas cada año, mientras las pensiones se congelan, los salarios públicos decrecen y las prestaciones sociales se recortan. Austeridad para los otros no para la Alianza de las Civilizaciones o la memoria histórica. No para los despropósitos de un presidente que anunció su retirada porque así lo exigieron sus propios partidarios. Asusta pensar que nos queda un año todavía de improvisaciones y ocurrencias.

Memoria histórica, camelancia histórica. Un pretexto para colgarse de la teta del Estado y mamar a dos carrillos. ¿Nos informará alguien algún día de qué cantidad astronómica ha despilfarrado Zapatero cada año en subvenciones directas o indirectas a asociaciones de afines y amiguetes?

Luis María ANSON

de la Real Academia Española

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios