www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

crisis en el mundo árabe

Buteflika anuncia reformas sin fecha

sábado 16 de abril de 2011, 12:36h
En un tono apagado y monótono, sin despegar los ojos del papel y con aire exhausto, Buteflika anuncio ayer en un discurso leído en televisión su intención de hacer una serie de reformas democráticas en el país, que incluyen algunas modificaciones en la Constitución, en la ley de los partidos, en el sistema electoral y en las libertades públicas. Un discurso esperado pero que se ha quedado muy por detrás de las peticiones que decenas de miles de ciudadanos, trabajadores, estudiantes y empleados de la Función pública, han venido exigiendo desde hace más de tres meses en periódicas manifestaciones populares.

El país se ha visto sorprendido por un Jefe de Estado incapaz de articular sus palabras y de hacer llegar su mensaje con diafanidad. Los argelinos sabían desde hace tiempo que Buteflika estaba enfermo, que tiene un cáncer que le obliga a seguir un tratamiento permanente incluidas sus periódicas visitas a un hospital militar francés en Paris. Pero verle en la televisión con el aspecto decrepito ha sido un shock para la inmensa mayoría de la población.

En sus dos primeras campañas electorales para la presidencia, en 1999 y en 2004, Abdelaziz Buteflika parecía incansable. Recorrió el país haciendo discursos e inflamando a sus seguidores. Su energía parecía una fuerza de la naturaleza. Con un verbo acerado atacaba sin pudor a sus adversarios y no admitía replicas a sus diatribas. Por momentos parecía incluso conectar con los millones de jóvenes que componen la inmensa mayoría de la población argelina.

Pero en el transcurso de su segundo mandato comenzó a apagarse. Salía cada vez menos. Sus viajes en el interior del país se espaciaron hasta extinguirse casi por completo. En diciembre de 2005 se hizo pública su estancia en Paris donde fue sometido a una operación quirúrgica en el hospital de Val de Grace. Cuatro meses más tarde fue hospitalizado de nuevo para un seguimiento de su enfermedad cancerígena. Desde entonces su estrella comenzó un lento declive. El tribuno cedió el lugar a un « Rais » colérico, imprevisible, pero cada día mas apagado.

Las revueltas populares que se iniciaron en Argelia en diciembre pasado sacudieron el país. El contagio de la revolución del jazmín en Túnez y del levantamiento popular contra Hosni Mubarak en Egipto, clamaban por introducir cambios. Abdelaziz Buteflika guardaba silencio. Esta ha sido su primera intervención pública.

El dirigente argelino ha anunciado la creación de « una comisión constitucional » en la que estarán representados algunos partidos políticos y expertos constitucionalistas. Un organismo cuya misión es la de preparar una serie de propuestas que le serán sometidas en un futuro sin precisar. Buteflika se guarda el derecho de aceptarlas o no « según que yo vea si son conformes a los valores fundamentales de nuestra sociedad », y las aceptables según dichos criterios serán sometidas « a la aprobación del Parlamento o a la del pueblo por vía de Referéndum ».

También ha anunciado que pedirá al Legislativo que enmiende una serie de textos legales « relativos al ejercicio de la democracia para permitir la libre elección de los ciudadanos ». Entre las propuestas de reformas incluye una « revisión de la Ley electoral », que garantice « transparencia y regularidad en los escrutinios », y una revisión de « ley relativa a los partidos políticos ».

Una gran parte de su discurso Buteflika la ha dedicado a justificar los logros hechos bajo su mandato, aunque ha reconocido la existencia de desigualdades, de corrupción y de nepotismo, respondiendo así aunque muy lejanamente a las exigencias de los manifestantes que desde hace semanas invaden las calles y plazas de numerosas ciudades del interior del país, y de los estudiantes que han desfilado en Argel días atrás por decenas de miles.

Las reacciones suscitadas por el anuncio presidencial no se han hecho esperar. Esta mañana los principales diarios del país han hecho tiradas especiales. Para el cotidiano independiente El Watan, « Buteflika es el portavoz de un sistema que quiere mantener todo bajo su control agitando reformas que no lo son ». El editorialista del periódico fustiga el anuncio de reformas « que solo tienen de concreto el titulo » y señala que el Presidente no ha mencionado la necesaria « Asamblea constituyente, ni la disolución del Parlamento, ni Elecciones legislativas y presidenciales anticipadas, ni mucho menos la vuelta a la limitación de mandatos », tal como pedían los manifestantes. Para El Watan el discurso de Buteflika va destinado « simplemente a ganar tiempo ». « La única medida concreta anunciada », reconoce el periódico, « es la despenalización de los delitos de prensa », pero « mantiene la cerrazón del campo audiovisual (Radio y televisión estatales), lo que confirma la naturaleza opresiva del régimen ».

Los otros medios periodísticos abundan en la misma línea de decepción. El portal Tour sur l’Algerie (TSA), dice que « loa anuncios son minúsculos y sin credibilidad », y señala que Buteflika no ha hecho ninguna mención a « los violentos motines que sacuden el país desde enero », así como tampoco a su permanencia a la cabeza del estado y si se presentara o no a las Elecciones de 2014 ».

En cuanto al periódico fuertemente crítico con el régimen, Le Matin, pronostica que con su actitud Buteflika « corre el riesgo de prolongar la crisis que vive el país ». « La población espera un final de régimen, y Buteflika anuncia solo unas reformas, que pilotara el mismo con el mismo equipo que ha llevado el país a la bancarrota ». Tan solo dos días antes el Secretario general del Frente de Liberación Nacional FLN, Abdelaziz Beljadem, vaticinaba que « los movimientos de protesta que sacuden el país podrían tener efectos políticos ». Menos de 48 horas después Buteflika lo confirma. « Teme el síndrome Mubarak », dice Le Matin.

« Tono monocorde » del discurso y « autosatisfacción complaciente» del Presidente, titula Le Quotidien d’Oran. En cuanto al diario Liberte, echa de menos « una hoja de ruta precisa con fechas concretas », y nota « la ausencia de ruptura con los que han gobernado hasta ahora y han empujado a los argelinos a salir a la calle ». Además, se interroga Liberte, « ¿quién aprobara la Constitución? ¿El actual parlamento de su obediencia o el pueblo por Referéndum? ».

En el día después del anuncio presidencial los argelinos se interrogan sobre el futuro a corto plazo de las instituciones que les gobiernan desde hace medio siglo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios