www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

22-M: ¿Vuelco electoral o cambio limitado del PP? (I)

miércoles 01 de junio de 2011, 10:29h
Si tenemos en cuenta la mayoría de los titulares y comentarios posteriores a los comicios, el pasado día 22 se habría producido en España un gran vuelco electoral. Sin embargo, la lectura pausada de los resultados provisionales permite matizar y enmendar tales enunciados. Los numerosos estudios electorales basados en datos empíricos demuestran que en los sistemas democráticos estables no se producen vuelcos electorales. También enseñan que la abstención aumenta en elecciones subnacionales en las que se manifiesta alguna de las paradojas o contradicciones de la opinión pública. Los gobiernos municipales son los que interesan más a los ciudadanos, aunque la participación para elegirlos siempre es inferior a la que se produce en elecciones legislativas o generales. En España esta diferencia ha sido aproximadamente de 10%.

Para evitar errar en el diagnóstico es menester comparar los resultados con elecciones del mismo tipo, en este caso con las anteriores municipales. En caso contrario, como señalaba en el artículo del 28 de abril, “El PSOE obtuvo en las de 2003 y 2007 cuatro millones menos de votantes que un año después en las legislativas, mientras que el PP logró dos y tres millones menos respectivamente”. Dicho de otra forma, el comportamiento de los electores varia según el tipo de elección, lo que no significa vuelcos electorales bruscos, sino comportamientos diferenciados. El PP cuenta desde 1993 con un electorado “fijo” en todas las elecciones de siete millones trescientos mil votos, salvo en las europeas de 2004 y 2009 en las que pierde un millón de votantes. En ese mismo periodo, los apoyos socialistas han sido más inestables y en siete elecciones (cuatro europeas y tres municipales) no ha alcanzado los 7.300.000 votantes.

Hechas estas precisiones, vamos a comparar algunos resultados de los comicios locales de 2011 con los municipales de 2007. La primera diferencia es que la participación nacional media ha subido un 2,26% (66,23%). En todo caso este porcentaje es inferior al que se produjo en las municipales de 1983, 1987, 1995 y 2003. Otra enseñanza de los estudios académicos electorales es que las reglas de juego y los acuerdos políticos postelectorales no siempre reproducen fielmente el resultado de las urnas. Recordemos que en 2007 el PP ganó al PSOE por 155.991 votos, aunque obtuvo menos concejales por los efectos del sistema electoral, en concreto porque la traducción de votos en escaños que depende del diferente tamaño de los distritos electorales (municipios) y de la competitividad o distancia entre los primeros partidos. Por otra parte el número de gobiernos locales o autonómicos cuando no hay mayoría absoluta y cuando ninguna norma prevé la obligación declarar las coaliciones antes de los comicios, como ocurre en España, depende de los acuerdos discrecionales de los electos.

En estos comicios el PP ha obtenido 559.947 votos más que en 2007. Se trata de la cifra más alta de votos obtenida en elecciones locales por este partido y que es similar a la que obtuviera en otras elecciones no legislativas (europeas de 1999), ocho millones cuatrocientos mil votantes. Sin embargo, el voto popular ha sufrido cambios, distribuidos por el territorio nacional de forma desigual: ha perdido un total de 270.458 votantes en dos casos debido a la mala gestión de problemas partidistas-personalistas por la dirección nacional del PP (Asturias y Navarra). En Madrid el PP ha perdido casi 52.000 votos, aunque el “saldo autonómico” ha compensado la mayor pérdida de votos de la capital. En el País Vasco ha perdido 7.000 y 600 en el bastión popular más antiguo, Castilla León.

La disminución de apoyo electoral se ha compensado con el aumento en 806.896 votos en otras comunidades autónomas. La práctica totalidad de este incremento procede de Andalucía, un 67%, unos sesenta mil Canarias y Galicia y 47.00 en Aragón. Pero la distribución provincial y municipal de estos votos es muy desigual: así el 77% de los de Cataluña, proceden de la provincia de Barcelona. En comunidades más pequeñas (Cantabria, Baleares, Murcia y la Rioja), el PP también ha aumentado sus apoyos electorales (30.000 votos).

¿Ha influido el aumento de la participación al incremento del voto popular? Se trata de una aseveración común entre ciertos sectores académicos que no siempre se corrobora cuando se hace un análisis micro. Por ejemplo, la participación en las provincias andaluzas oscila entre un 3 y un 6% y el incremento de votos populares ha sido desigual. Entre otras razones porque en varias ciudades el PP ya ganó en votos en las anteriores elecciones, aunque no llegara a gobernar con una menor participación. Tal fue el caso de Jaén, Huelva, Sevilla o Córdoba entre otros muchos casos de esta y otras comunidades y provincias. En Extremadura el aumento de participación ha sido muy limitado no así el voto que ha aumentado mucho, mientras que la mayor participación en Vizcaya y la pérdida de votos populares obedece a otros factores. Continuaré analizando estos resultados y los autonómicos para poder conocer mejor lo ocurrido el pasado día 22.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.