www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El proceso electoral de Nicaragua

martes 23 de agosto de 2011, 02:03h
El presidente de Nicaragua es una mala copia de Hugo Chávez. Daniel Ortega trata también de eternizarse en el poder. Llegó al poder en 1979 junto con otros compañeros sandinistas. En 1985 ganó las elecciones, pero en las siguientes venció la señora Violeta Barrios de Chamorro que se distinguió por su tono mesurado, sin duda una mujer sensata que no enloqueció en el poder. Posteriormente, fue presidente Arnoldo Alemán, cuya gestión económica y política fue desastrosa y eso permitió el regreso de Ortega. El Presidente de Nicaragua traiciona así el legado del patriota Sandino asesinado por Somoza padre en la década de los años treinta.

Nicaragua es el país más pobre de Centroamérica y el que tiene más problemas de inestabilidad política; incluso más que Honduras. Hoy en Nicaragua se vive una tensión cercana a la violencia. Si Ortega se empecina en ser nuevamente presidente pasando por alto la Constitución nicaragüense, estará abriendo las puertas a una nueva guerra civil. Hay que aprender de la historia. Cuando Somoza se aferró al poder y ordenó la muerte del periodista Joaquín Chamorro en enero de 1978, desató la guerra que lo derribó en sólo un año y medio, en julio de 1979.

Los campesinos nicaragüenses en la zona selvática de Sinua están muy irritados con el manejo electoral del gobierno de su país. Hay evidencias de que los campesinos protestan por no tener sus carnés para votar. Si son excluidos de la jornada electoral, el gobierno de Managua puede entrar en la misma lógica de los países árabes. El escaso prestigio del gobierno de Ortega también enfrentado por cuestiones territoriales con el gobierno de Costa Rica, tiene ahora otro problema: su rechazo a los organismos internacionales de observación electoral.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios