www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Barroso sugiere la emisión de 'eurobonos' pero el gobierno alemán se opone

Merkel y Sarkozy intentan acallar los rumores de ruptura en la UE y afirman que el futuro de Grecia está en el euro

miércoles 14 de septiembre de 2011, 17:31h
El vicecanciller y ministro de Economía, Philipp Rösler, ha reiterado la oposición del Gobierno alemán a la emisión de 'eurobonos', a pesar de que el presidente de la CE, Durao Barroso, haya dicho que propondrá próximamente opciones para lanzarlos. Se trata de unos títulos respaldados por todos los países del euro, con el fin de evitar los ataques a la deuda soberana de los países periféricos.
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, trataron de transmitir confianza al asegurar que están "convencidos" de que el futuro de Grecia está en la zona euro, tras mantener una entrevista telefónica con el primer ministro heleno, Yorgos Papandreu.

Por su parte, Papandreu trasladó a sus socios comunitarios la "determinación absoluta" de su Gobierno de llevar a cabo todas las medidas necesarias para aplicar "el conjunto te los compromisos suscritos".

Con estas declaraciones, los mandatarios de las dos economías más importantes del euro trataban de transmitir una imagen de unión y confianza después de que el vicecanciller y ministro de Economía de Alemania, Philipp Rösler, insistió este miércoles en la oposición del Gobierno alemán a los eurobonos, después de que el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, haya dicho que propondrá próximamente opciones para lanzar ese tipo de títulos de deuda. Además, el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick, ha reprendido a las autoridades europeas por afrontar la crisis de la deuda soberana en Grecia y otros países de forma desunida.

En una comparecencia ante los medios de comunicación en Roma al término de una reunión con el ministro italiano de Desarrollo Económico, Paolo Romani, Rösler afirmó que su Gobierno concibe el "ataque de los mercados contra Italia" como un ataque a toda la zona euro.

"Digo expresamente 'no' a los eurobonos y esta es la posición del Gobierno federal alemán", indicó el ministro de Economía de Alemania, quien afirmó que la economía italiana es "verdaderamente muy, muy fuerte".

Rösler expresó además su "profundo respeto" por el plan de ajuste presupuestario de unos 54.000 millones de euros del Gobierno de Silvio Berlusconi, que el Parlamento italiano se dispone hoy a aprobar de modo definitivo y que pretende contribuir a alcanzar el objetivo de equilibrio en las cuentas públicas en 2013.

"Este gran e importante plan de ajuste demuestra cómo todos nosotros tenemos interés en garantizar la fuerza y la estabilidad a nuestra moneda, y la disciplina de equilibrio presupuestario es un paso hacia la estabilidad", indicó el vicecanciller alemán.

El ministro de Economía de Alemania habló además de la conferencia telefónica que mantendrán hoy mismo, al cierre de los mercados, la canciller alemana, Ángela Merkel, el presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, y el primer ministro griego, Yorgos Papandréu.

Rösler, quien anunció que en breve una delegación de empresarios alemanes viajará a Grecia para abordar posibles inversiones en el país, aseguró que en esa conversación se dará "una clara señal al Gobierno heleno para que ejecute las reformas prometidas", empezando por las privatizaciones.

Estas declaraciones llegan después de que Durao Barroso compareciera este miércoles ante el pleno del Parlamento Europeo (PE) en Estrasburgo (Francia) e hiciera un anuncio sobre los eurobonos, que fue inmediatamente acogido con optimismo por parte de los mercados bursátiles europeos.

"Confirmo que presentaremos en breve una propuesta con las distintas opciones que existen para la introducción de los eurobonos", dijo Barroso, al explicar que algunos de los puntos "conllevan modificar los tratados", y advirtió de que los títulos europeos no serán "la panacea".

"Los eurobonos no solucionarán los problemas más urgentes, no harán que Grecia deje de tener que cumplir con sus obligaciones ni hará que el resto de la eurozona deje de implementar reformas", agregó el presidente de la CE.

Tras su encuentro con el ministro de Economía de Alemania, el titular de Desarrollo Económico de Italia se pronunció sobre la información aparecida ayer en el diario británico "Financial Times" sobre los contactos del Ejecutivo italiano con las autoridades chinas para que supuestamente compren su deuda pública.

Romani aseguró que su Gobierno "no cuenta" con una compra segura de sus títulos de deuda por parte de los fondos soberanos chinos, pues Pekín decide "con total libertad".

"China tiene mucha liquidez. Si ha invertido en títulos estatales de Estados Unidos no puedo excluir que puedan decidir invertir en títulos de Estados europeos", afirmó el ministro italiano.

Críticas del Banco Mundial
El presidente del Banco Mundial, Robert B. Zoellick, ha acusado a la eurozona de no ser un actor responsable en la economía mundial al "jurar lealtad a una unión monetaria sin afrontar una unión fiscal que haría practicable" dicha unión monetaria.

En un discurso en la Universidad George Washington titulado "Más allá de la ayuda", Zoellick también criticó la actitud de los países de la eurozona al aceptar las consecuencias que la situación actual está teniendo para los miembros no competitivos y agobiados por la deuda.

"La economía mundial ha entrado en una nueva zona de peligro que deja poco espacio de maniobra a medida que los países europeos encaran verdades difíciles acerca de las responsabilidades compartidas de su moneda común", recalcó.

Austria retrasa la aprobación de la reforma del fondo europeo de rescate
La aprobación en el Parlamento de Austria de la reforma del Fondo Europeo de Estabilización Financiera (EFSF por sus siglas en inglés) podría retrasarse hasta finales de septiembre o incluso al mes de octubre después de que la propuesta para adelantar la votación a la próxima semana no haya logrado la aprobación de la Comisión de Economía de la Cámara.

En un comunicado, el Parlamento austriaco confirma que la comisión no ha alcanzado la mayoría de dos tercios que era necesaria para adelantar al 21 de septiembre la votación sobre la flexibilización del fondo de rescate europeo.

El adelanto de la votación ha contado con el rechazo de los partidos FPO, BZO y los Verdes, que se opusieron a la propuesta presentada por el presidente del Comité, Günter Stummvoll. Para su aprobación en el pleno de la Cámara, sólo será necesaria una mayoría simple.

Con la reforma del EFSF, que plantea la posibilidad incrementar su dotación desde los 440.000 millones de euros hasta los 780.000 millones de euros, la participación Austria en el fondo se elevaba desde los 12.240 millones de euros del fondo de rescate original hasta los 21.640 millones de euros.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios