www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El Consejo Nacional Sirio, operativo

La oposición siria goza del respaldo de Washington y de Ankara

lunes 03 de octubre de 2011, 16:45h
La oposición siria ha creado, con el apoyo y la intervención de Washington y Ankara, el Consejo Nacional Sirio (CNS) cuyo objetivo es luchar de forma pacífica por un Estado democrático en Siria frente al Gobierno de Bachar el Assad. El CNS se compone de dos fuerzas principales: los Hermanos Musulmanes, que también conforma la oposición más fuerte en Libia, Túnez y Egito, y los Comités locales de coordinación.
Una gran parte de las fuerzas de oposición sirias al régimen de Bachar el Assad, han creado este fin de semana en Estambul el Consejo Nacional Sirio (CNS). Su objetivo: luchar por un Estado democrático en Siria; sus medios: pacíficos; su composición: una alianza de islamistas, nacionalistas y liberales. El acuerdo alcanzado en Turquía ha sido posible gracias a la intervención y respaldo de Washington y de Ankara.

Las discusiones para formar el Consejo Nacional venían haciéndose desde hace un mes y medio. A pesar de la simpatía que los movimientos populares del despertar árabe habían manifestado a la resistencia siria, en Túnez, en Casablanca, en El Cairo y en multitud de capitales occidentales las divergencias entre las diferentes facciones de la oposición siria parecían insalvables. Pero en el curso de esta semana pasada, la Casa Blanca y el gobierno turco de Tayep Erdogan pusieron toda la carne en el asador para forzar un acuerdo.

Los dos puntos más importantes de las diferencias internas residían en la posición a tomar ante el régimen y la eventualidad o no de solicitar ayuda directa internacional. En el primer caso, algunos de los participantes querían dejar abierta la posibilidad de que “sectores del régimen” de Assad pudiesen participar en la transición democrática; otros en cambio se oponían categóricamente y se negaban a negociar con el régimen de Damasco. En cuanto al segundo punto de divergencia, se resolvió con la declaración de “oposición a toda intervención extranjera directa”, similar a la ocurrida en Libia.

El presidente elegido para pilotar el CNS es el intelectual Burham Ghaliun, una personalidad muy conocida y respetada en el mundo académico. Ghaliun es profesor en la Sorbona de París y director del Centro de Estudios del Oriente Contemporáneo. Autor de numerosas obras sobre problemas del mundo musulmán, es considerado como un intelectual comprometido.

Según Ghaliun, el CNS “movilizará todas las categorías del pueblo sirio y aportará el apoyo necesario para el progreso de la revolución y la realización de las ansias de nuestro pueblo de derrocar el régimen y sus símbolos”. El CNS pretende ser un organismo independiente y federado. Las dos fuerzas principales que lo componen son la cofradía de los Hermanos Musulmanas, y los “Comités locales de coordinación” surgidos al calor de las manifestaciones que vienen sucediéndose en Siria desde hace varios meses. Hay además otras corrientes, como los kurdos, los asirios, otras tendencias nacionalistas y laicas.

Al igual que en Túnez, en Egipto y en Libia, la cofradía de los Hermanos Musulmanes en Siria se está convirtiendo en la principal fuerza de la oposición al régimen de Bachar el Assad. Ha experimentado su propia “larga marcha”, ya que el movimiento creado en los años 30 del siglo pasado, mantuvo un enfrentamiento violento contra el régimen sirio a final de los años 70, del que resultó prácticamente aniquilado. En 1982, tras fracasar el intento de levantamiento armado contra el partido Baath sirio por parte de la cofradía, el régimen de Damasco entró a sangre y fuego en la ciudad de Hama controlada por los Hermanos Musulmanes, y exterminó a su población dejando más de veinte mil víctimas a su paso.

Como resultado de la represión a los islamistas sirios, muchos de sus miembros huyeron al extranjero y se instalaron en los países limítrofes, Líbano y Turquía, y otros muchos solicitaron asilo político en Europa, en Paris y Londres principalmente. Un grupo de ellos fue acogido en España, donde el gobierno de Felipe González le otorgó el asilo político.

Treinta años después, la cofradía que dirige Ali Sadredin el Bayanuni renace de sus cenizas y se perfila como columna vertebral del Consejo Nacional Sirio. El CNS se propone organizar un gran encuentro en noviembre y dotarse de varios organismos internos: una Asamblea General compuesta de 190 miembros; un Secretariado General compuesto de 29 miembros que representan a las 7 facciones de la oposición siria; un Comité Ejecutivo en el que estén representadas esas mismas tendencias y, según algunas fuentes, un Gobierno provisional que dirija la transición democrática del país.

Esta “hoja de ruta” ha sido bien acogida por los dos principales padrinos del CNS: los Estados Unidos y Turquía. Tanto para Washington como para Ankara, el proceso de transición en Siria “debe tener en cuenta el delicado equilibrio geopolítico regional”, el conflicto palestino-israelí, y la situación de los vecinos inmediatos de Damasco: Líbano e Irak principalmente. “Cualquier cambio precipitado en el mapa regional puede provocar un incendio descontrolado” estiman fuentes de inteligencia árabes. Razón suficiente para que Barack Obama y Tayep Erdogan coordinen posiciones.

En los otros países árabes la resistencia siria está suscitando simpatía y apoyo. Una delegación del Movimiento 20 de Febrero marroquí, que desde hace meses se manifiesta en diferentes ciudades del reino alauita pidiendo profundizar las reformas, ha viajado hasta la frontera entre Turquía y Siria, para manifestar su apoyo a la lucha del pueblo sirio contra la tiranía del partido único del régimen de Assad.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.