www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Pérdidas millonarias

Asciende a 81 el número de muertos por lluvias en Centroamérica

lunes 17 de octubre de 2011, 09:15h
Más de 70 muertos y 10.000 damnificados dejaron las intensas lluvias que desde la semana pasada azotan a Centroamérica. El Salvador, Guatemala y Honduras, son los más afectados por un temporal que está provocando pérdidas millonarias en tres de los países más pobres de la región.


El número de muertos causado por las lluvias torrenciales registradas durante la semana pasada en Centroamérica ha aumentado en las últimas horas a 81, según han informado autoridades de protección civil de los países afectados.

Miles de personas se han refugiado en albergues temporales, mientras que localidades enteras se han inundado por el desbordamiento de ríos. Además, los corrimientos de tierras han provocado daños en las carreteras, lo que ha dejado incomunicados a muchos poblados.

El domingo se informó de 32 muertes en El Salvador, la mayoría de ellas por desprendimientos de tierras que sepultaron viviendas. Hasta el sábado se habían registrado en el país siete muertes por el temporal.

"La situación ha empeorado aún más. Continúa lloviendo con gran intensidad en varios puntos del país", declaró la noche del domingo en un discurso al país el presidente, Mauricio Funes.

En Guatemala, las persistentes lluvias han ocasionando la muerte de 28 personas por inundaciones o desprendimientos. El presidente guatemalteco, Álvaro Colom, ha decretado el estado de calamidad pública en todo el país, mientras se pronostica que sigan las lluvias por lo menos 24 horas más.

DECLARACIONES DE EMERGENCIA

En Honduras, el Comisionado Permanente de Contingencias informó el domingo de que trece personas han muerto por el temporal. El presidente, Porfirio Lobo, declaró la emergencia en la zona sur del país, la más afectada, sobre todo los departamentos de Valle y Choluteca.

En esa región, los equipos de socorro han rescatado utilizando lanchas a cientos de personas atrapadas en los tejados de sus casas. Miles han sido evacuados, mientras el Gobierno ha mantenido reuniones para evaluar los daños en las infraestructuras, carreteras y en la agricultura, como plantaciones de café y azúcar, vitales para la economía local.

En Nicaragua, donde el domingo se elevaron a ocho los fallecimientos, se decretó la alerta en seis departamentos del oeste y norte del país. La alerta se extendió también a la capital, Managua, por la crecida del lago Xolotlán.