www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica económica

Trabajamos más horas, rendimos menos

martes 25 de octubre de 2011, 20:22h
De media, los españoles terminan de trabajar a las siete de la tarde, cuando nuestros socios europeos terminan, de media, entre las cinco y las seis. Es decir, salimos del trabajo hasta dos horas más tarde que otros ciudadanos europeos. No es necesario y sólo va en nuestra contra.
Este estudio lo ha realizado la Comisión Nacional para la Racionalización de los Horarios en España. Sin desmerecer su esfuerzo, que es totalmente necesario, en una ocasión entrevisté a Amando de Miguél sobre este mismo asunto, y me contó que en una ocasión quisieron reunirse varios miembros de esta comisión, de la que forma parte. Pero tuvieron que hacerlo a las siete y media de la tarde, porque la mayoría de sus integrantes no podía salir antes de su trabajo. “Mal empezamos, les dije yo, si ni siquiera nosotros mismos damos ejemplo”. Pero es como está organizado el trabajo en nuestro país. ¿Tiene sentido?

Los españoles somos los europeos que más horas trabajamos. Pero no los que más trabajamos, porque nuestras horas son poco productivas. La productividad ha ido cayendo en las últimas décadas. En lugar de mejorar, hemos ido hacia atrás.

Será que en el resto de Europa prevalecen las “jornadas intensivas”, que tienen horario continuo, y eso les permite salir antes. Pero es exactamente al revés. Sólo en España se dan este tipo de jornadas. Entonces, ¿cuál es el problema? Por un lado que le dedicamos muchas horas. Por otro, que destinamos una media de dos horas a la comida, mientras que en el resto de Europa le dedican de media hora a una hora. Desde fuera puede parecer absurdo, pero en nuestro país está muy enraizada la cultura de la sobremesa y se le da mucha importancia a la hora de la comida.

Ni comenzamos de verdad a primera hora (aunque ya hay muchos que sí lo hacen) ni nos esforzamos por terminar el trabajo en las ocho horas que tenemos al día para volver cuanto antes a casa. Es más, se dan las horas fachada, en las que el trabajador pierde el tiempo porque no piensen mal de él si sale a su hora. La lógica en otros países es exactamente contraria. No son pocos los españoles que se han visto sorprendidos al oír, fuera de España, que si no son capaces de sacar el trabajo que les corresponde en sus horas es que no son lo suficientemente buenos como para seguir trabajando en esa empresa.

Todo este cúmulo de circunstancias (en muchos casos se podría empezar antes, se dedica al menos una hora de más a la comida, se hacen más horas de las necesarias aunque con poca productividad...) producen varios efectos. Uno de ellos es que limita la conciliación de la vida laboral y personal. Quienes más sufren por esta carencia son las mujeres. Hay pocas políticas que harían más por el bienestar de las mujeres que una encaminada a que trabajemos eficazmente las horas que tenemos asignadas por la empresa. Otro efecto, puramente económico, es que somos más pobres de lo que podríamos ser. Se dice pronto, pero las consecuencias de esa menor riqueza son enormes.

Realmente, además de crear una bienintencionada comisión, ¿qué se podría hacer? Es difícil responder a esa pregunta. Pero al menos podríamos eleminar alguna institución que sólo va en nuestra contra, como las negociaciones colectivas. Este tipo de acuerdos, con efectos para todas las empresas de un determinado sector, no permite al empresario premiar a los trabajadores que son más productivos. Por otro lado, los altos costes hacen más caro despedir a un trabajador, aunque su productividad caiga. Es un corsé que parece diseñado para conspirar contra que los trabajadores sean más y más productivos. Dado que las relaciones laborales están, en gran medida, en manos de los sindicatos, bien podría ser ese el caso.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.