www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Instantes previos al debate de la MUD

Chávez se encadena en radio y TV para hablar del "fin del mundo"

martes 15 de noviembre de 2011, 10:08h
Instantes previos a celebrarse el debate televisivo de los cinco candidatos a las primarias de la Mesa de la Unidad Democrática, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez llevó a cabo una cadena de radio y televisión obligatoria de dos horas, en donde además de criticar a los medios de comunicación privados o hablar de la verruga que adorna su frente, alertó de la amenaza de una guerra nuclear instigada por EEUU en Oriente Medio lo que podría suponer, según sus palabras, "el fin del mundo". Por su parte, los líderes opositores que aspiran a medirse con el gobernante en las elecciones de 2012, llevaron a cabo propuestas y soluciones para el país, en materia de economía, educación y seguridad.
El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, alertó que existe una amenaza de guerra nuclear en el Oriente Medio orquestada por Estados Unidos y sus aliados y aseguró que se trata de una "locura" que podría suponer "el fin del mundo".

"En este mismo instante hay amenaza de guerra nuclear en el Oriente Medio, ahora mismo, hoy, a esta hora y ¿quién es el primer culpable? El Gobierno de Estados Unidos y sus aliados, entre ellos, Israel que tiene muchas bombas atómicas", dijo el gobernante en un acto transmitido en cadena obligatoria de radio y televisión.

Chávez indicó que estos países están amenazando a Irán y a Siria y "amenazando al mundo" y citó un artículo de Fidel Castro publicado este lunes en el que el expresidente cubano advierte de que una agresión a Irán desataría "inevitablemente" una "sangrienta guerra".

"Vale la pena llamar al mundo a reflexionar hacia dónde pretenden llevarlo, una guerra nuclear pudiera ser la última guerra en este mundo, pudiera ser el fin del mundo", manifestó el presidente venezolano.

Esta semana, el Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA) emitió un informe en el que apunta a que el programa nuclear de Irán busca fabricar armas atómicas, por lo que varios países expresaron su preocupación.

Los ministros de Exteriores de la Unión Europea exigieron a ese país cooperación con la comunidad internacional sobre su programa nuclear, dejando para más adelante la posibilidad de imponer nuevas sanciones, mientras que el titular británico, William Hague, no descartó una acción militar contra Irán en el futuro.

Por su parte, el presidente de EE.UU., Barack Obama, advirtió de que en las próximas semanas su Gobierno consultará con otros países sobre la posibilidad de tomar medidas adicionales contra Irán y su programa nuclear, en lo que podría suponer la imposición de una nueva ronda de sanciones internacionales.

Chávez dijo que Obama "prefirió vivir y convertirse en el antiObama" ya que, a su entender, si el presidente estadounidense hubiese empezado a "cumplir aunque fuese (...) un 10 o un 20 % de lo que ofreció durante la campaña electoral, se lo raspan (asesinan)".

"Ahí no comen cuento", añadió el mandatario, quien dijo que eso fue lo que pasó con el expresidente John Fitzgerald Kennedy. A su juicio, Kennedy fue "un hombre de pensamiento abierto", al que mató "el establecimiento estadounidense porque no les convenía y lo liquidaron".

La oposición se muestra unida



Pese a que el mandatario lanzó una cadena radiofónica y televisiva de casi dos horas, los cinco precandidatos de la oposición venezolana expusieron este lunes sus propuestas en un debate organizado por universitarios y transmitido por canales y radios privadas, que no dio pie a la confrontación entre los participantes.

Los precandidatos hicieron promesas en materia de seguridad, educación y economía, y acerca de derrotar en los comicios del 7 de octubre del próximo año al presidente Hugo Chávez, e incluso, de demandarlo por delitos de lesa humanidad ante la Corte de La Haya.

Durante alrededor de hora y media los aspirantes respondieron en turnos de un minuto a las preguntas formuladas por estudiantes de distintas universidades privadas, en el primer encuentro público conjunto que permitió a los venezolanos conocer las iniciativas de quienes aspiran a suceder a Chávez.

Al debate, que fue precedido de una cadena obligatoria de Chávez de casi dos horas, concurrieron los gobernadores Pablo Pérez y Henrique Capriles, el exembajador Diego Arria, el exalcalde Leopoldo López y la diputada María Corina Machado inscritos ante la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) para las elecciones primarias del 12 de febrero de 2012, que definirán al rival del actual jefe de Estado.

"El final de todos los que abusan de sus pueblos es la ciudad llamada La Haya que tiene la Corte Penal Internacional. No es retaliación, no es venganza, es justicia", dijo Arria al cerrar su presentación, y quien anunció que el próximo 21 de noviembre demandará al jefe de Estado.

La seguridad fue el primero de los temas a debate, en el que los candidatos estuvieron de acuerdo en señalar la impunidad como el principal problema del país y abogaron por una mejora en los cuerpos de seguridad, el desarme y una justicia autónoma.

Capriles afirmó que luchará para que las cárceles tengan una función "rehabilitadora", mientras que Pérez propuso la "profesionalización" de la policía. López consideró necesario "arropar a los jóvenes" con oportunidades de empleo o estudio, en tanto que Machado apuntó que en seis meses lograría disminuir notablemente la delincuencia de parte de las 12.000 bandas que, dijo, operan en el país.

Arria criticó, por su parte, a las Fuerzas Armadas al advertir que dejaron entrar a delincuentes de otros países a Venezuela y afirmó que, en términos judiciales, haría devolver canales de televisión al aire y sacaría a los presos políticos de prisión.

Sobre el narcotráfico, López subrayó la importancia de profundizar la inteligencia en los organismos de seguridad y consideró que Venezuela no puede "seguir el camino que siguió México, que fue plantear un enfrentamiento sin haber estado preparado" con el sistema de Justicia, los cuerpos policiales y las Fuerzas Armadas.

Machado subrayó la necesidad de defender las fronteras y reconocer el narcotráfico como un problema, y Arria advirtió que Venezuela "es un país penetrado en sus más profundos niveles por el tema del narcotráfico".

Pérez se inclinó por el resguardo de las fronteras y la profundización de los valores familiares, y Capriles señaló la impunidad como "el grave problema" del país.

En materia de empleo, López prometió generar tres millones de puestos, a la vez que Arria planteó recuperar primero las instituciones para poner en marcha la "fórmula mágica" de la paz, estabilidad, confianza e imperio de la ley.

Capriles se fijó como meta crear 500.000 empleos por año, Machado propuso pasar 6 millones de empleos informales al sector formal y mejorar las condiciones para la inversión, al tiempo que Pérez prometió un millón de puestos de trabajo.

En el tema de la educación, los asistentes coincidieron en mejorar las condiciones salariales de los maestros de las escuelas públicas, así como la infraestructura de los centros de enseñanza.

El profesor de la Universidad Católica Andrés Bello (UCAB) y moderador del debate, Jesús María Casal, anunció la disposición de esa casa de estudios de albergar un debate entre los futuros candidatos a la Presidencia venezolana.