www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Carta íntegra

William Chislett rompe con el Real Instituto Elcano por su "arbitrariedad"

miércoles 23 de noviembre de 2011, 13:40h
S.A.R. Príncipe Felipe, Presidente de Honor del Patronato del Real Instituto Elcano,

Miembros del Patronato,/Consejo de Medios de Comunicación/Comisión Ejecutiva/Comisión Científica, antiguos colegas del Real Instituto Elcano y amigos,

Después de 10 años de trabajo regular, he decidido concluir mi colaboración con el Real Instituto Elcano, a raíz de un correo electrónico de su Director, Gil Carlos Rodríguez Iglesias, en el que se decía: “A partir del próximo mes de Enero el contenido y el formato del Newsletter va a ser revisado y probablemente lo fusionemos con el boletín en español. A este respecto tengo que comunicarte que en esa nueva etapa no tendrá cabida el Inside Spain.” Me ofrece la posibilidad de colaborar “ocasionalmente”, pero, en estas circunstancias, no me interesa.


Desde 2004 y cada mes -salvo agosto- el Inside Spain (82 números) ha sido el elemento central del Newsletter mensual (unos 15.000 suscritores) y uno de los productos emblemáticos de Elcano. Su página es una de las más visitadas en la Web de Elcano. Cuenta en inglés, en unas 10 páginas, en una forma resumida, desapasionada e imparcial los principales acontecimientos de política exterior y de la economía y, una tercera sección, cubre todos los demás asuntos relevantes de la actualidad.



Inside Spain ha sido bien recibido y repetidamente citado (por ejemplo, 15 veces en un libro publicado en 2010 sobre España escrito por un catedrático de la Universidad de Princeton). No todo el mundo interesado en España lee el Financial Times (fui corresponsal del FT durante 8 años en México y Londres y antes corresponsal para The Times de Londres en España entre 1975 y 1978), el periódico que más y mejor informa sobre España, y Inside Spain cubre cosas que el FT no cubre.



La decisión adoptada me parece arbitraria y tiene poco que ver con el nuevo formato/contenido del Boletín/Newsletter. Es extremadamente absurda en el momento actual, en el cual existe sumo interés en la evolución de España. Además, el nuevo Gobierno quiere impulsar una diplomacia con objetivo económico. Una vez más, se demuestra lo ridículo que resulta intentar distinguir entre la dimensión interna e externa, como se desprende del discurso pronunciado el julio pasado en El Prado por Gustavo Suárez Pertierra, el propio presidente de Elcano, en el X aniversario de la fundación del Instituto. (“ya no resulta nada fácil distinguir entre esfera interior y política internacional… no hay nada que pase en uno de sus rincones, por lejano que esté, que no tenga repercusión”). El mismo Director me dice en su correo electrónico que “la utilidad y calidad” del Inside Spain me parecen “indudables.”



Aparte del Inside Spain, y desde la fundación del Instituto a finales de 2001 bajo el Gobierno del PP, he escrito para Elcano 3 libros (“La Internacionalización de la Economía Española” en 2002; “La Inversión Española en América Latina” en 2003 y “España y Estados Unidos: En busca del redescubrimiento mutuo” en 2005), 9 Documentos de Trabajo (DTs) sobre España, 21 DTs y ARIs sobre Turquía (país de creciente importancia para España en términos de comercio e inversión directa*), y 2 DTs sobre Chipre. Algunos de estos trabajos han sido citados por las revistas The Economist, Time y Newsweek y por el Financial Times.



(*) En relación con esta importancia, he sido invitado a una reunión privada el 16 de diciembre para ayudar a redactar la política del Partido Popular hacia Turquía. Dado que el tema de Turquía es de los pocos asuntos de política exterior donde hay acuerdo entre el PP y PSOE, he aceptado la invitación. Si no fuera así, no lo hubiera hecho.



El coste del Inside Spain es 6.600 euros al año, insignificante en comparación con el coste de mantener el coche y el chofer de Suárez Pertierra, gastos asumidos poco después de aterrizar en el Instituto en 2005 como Presidente ejecutivo.



He sido uno de los pioneros en escribir sobre las multinacionales españolas y he jugado un papel de forma modesta en intentar corregir la imagen distorsionada que se tiene en el exterior de España (soy miembro del Comité de Marcas Embajadoras e Imagen de España). Debido también a mis trabajos para Elcano, he dado conferencias en Oxford, London School of Economics, Harvard, Princeton, Chicago, Georgetown (la últimas dos a instancias de Jorge Dezcallar, embajador en Washington) y otras universidades, y fui invitado por Bernardino León para formar parte de la Comisión de Diplomacia Pública que iba a arrancar en diciembre 2008, pero lamentablemente no ocurrió. (Alemania y el Reino Unido tienen comisiones exitosas).



Me consta que, en la segunda etapa de Elcano, he sido apreciado más fuera del Instituto que por algunos dentro, con indicios claros de desconfianza hacia mí por parte de los directivos de mayor rango. Esta desconfianza empezó en noviembre 2005 a raíz de la presentación pública de mi libro sobre España y Estados Unidos (un encargo de 2004), en donde decidí aportar mi grano de arena para mejorar las relaciones entre los dos países y dije que era una política estúpida y contraproducente que el corresponsal del Wall Street Journal en Madrid (el único fijo de todos los periódicos americanos), Keith Johnstone, hubiera sido declarado persona non grata en La Moncloa y en algunos ministerios por los editoriales críticos de su periódico sobre Zapatero. (Ni los escribió él, por cierto). Antonio Cano, el entonces corresponsal de El País en Washington, no era persona non grata por los editoriales de su periódico en contra del Presidente George W Bush. A Suárez Pertierra no le gustaron mis palabras. Me puse en contacto con Miguel Sebastian, entonces asesor económico jefe de Zapatero, y a la semana Johnstone fue invitado a almorzar en La Moncloa. Acerté.



En julio de 2010 Suárez Pertierra me citó en su oficina para animarme a asociarme más con Elcano en mis escritos en otras publicaciones (nuestra única conversación a solas en 6 años). El 12 de abril de este año el Financial Times publicó una carta mía en referencia a un articulo sobre España en el periódico, en la cual yo mencioné el deterioro del sistema educativo como uno de los problemas más serios. Firmé la carta, “William Chislett, Elcano Royal Institute”. Suárez Pertierra (por cierto, un antiguo Ministro de Educación) se enfadó conmigo en un correo electrónico, me prohibió usar el nombre de Elcano, y exigió una clarificación en el FT para desmarcarse.



Es algo irónico que precisamente a la hora de escribir esta carta la prestigiosa editorial Oxford University Press, que conoce mis trabajos para Elcano, me haya pedido un libro sobre España.


Atentamente,

William Chislett
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios