www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Eguiguren pierde la razón a empujones

viernes 25 de noviembre de 2011, 01:02h
El varapalo electoral que los socialistas recibieron el pasado domingo en el plano nacional tiene un responsable principal: José Luis Rodríguez Zapatero y su política errática, cuya principal manifestación ha consistido en la deriva nacionalista e identitaria, en lugar de socialista. Pero a nivel de territorios, hay algunos donde las permanentes salidas de tono de sus dirigentes han ocasionado -y siguen ocasionando- una enorme confusión, sobre todo entre sus potenciales votantes. Es el caso del PSE cuyo presidente, Jesús Eguiguren, ha mantenido siempre una estrategia de acercamiento al nacionalismo -radicales incluidos- con resultados ciertamente negativos. Los electorales, a la vista están.

Ocurre que, en esta ocasión, al líder de los socialistas vascos se le ha ido la mano al afirmar que “si Rajoy no empuja hacia la paz, habría que romper con el PP vasco”. El señor Eguiguren parece no darse cuenta del clima de normalidad democrática, creciente pero muy deficiente todavía, que ha empezado a instalarse en Euskadi desde que los constitucionalistas desbancaron al nacionalismo de la lehendakaritza. Además, en un estado de derecho no se “empuja”, sino que se cumple con la legalidad vigente. Los únicos que empujaron fueron esos a los que defiende continuamente el señor Eguiguren; empujaron, sí, pero a miles de familias inocentes fuera de Euskadi por temor a perder la vida.

Por otro lado, bastante tienen los socialistas con su debacle de las pasadas elecciones como para perder el tiempo con semejantes desatinos. Máxime ahora que el terrorismo, por fortuna, ha quedado relegado a un segundo plano. Alguien en el PSOE debería reconvenir públicamente a Eguiguren, para que deje de erosionar la convivencia en Euskadi. La historia es dramática, y muchas veces ha sido trágica, pero relativamente sencilla. Durante décadas, los eusko-nazis han pretendido imponer por la violencia un régimen totalitario en el País Vasco. Entiéndase bien: el asunto nunca ha sido un tema de soberanía: la secesión era –y es- el pretexto. El texto, el objetivo, era el poder, el poder totalitario impuesto por la violencia, se entiende. Pues bien, el hecho es que han perdido ese pulso militar, que es en lo único que de verdad creen y respetan. Ha ganado el estado de derecho y la libertad. Esa es la clase de paz que debe celebrarse y escenificarse en Euskadi y en el resto de España. Con la palabra y la imagen, al servicio de la razón y sin “empujones”. Lo otro, lo que parece apoyar el señor Eguiguren, son las contorsiones que vienen haciendo los etarras, coreados por buen número de nacionalistas, para burlar la historia y robarnos la victoria de la libertad y la democracia. A “empujones”, ya que con los tiros han fracasado.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.