www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

debe 48 millones de euros

El alcalde de Parla, atrincherado en Sol por los problemas con el tranvía de su municipio

miércoles 30 de noviembre de 2011, 15:42h
Ante la falta de acuerdo entre el consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid y el alcalde de Parla, este ha decidido quedarse en la sede del Gobierno madrileño. Según dice, falta"voluntad política" para solucionar el problema que su Ayuntamiento tiene con la empresa encargada del mantenimiento del tranvía que este miércoles no ha prestado sus servicios.
La reunión entre el consejero de Transportes de la Comunidad de Madrid, Antonio Beteta, y el alcalde de Parla, José María Fraile, para hablar de la situación del tranvía de la localidad, que este miércoles no ha funcionado como consecuencia de las deudas contraídas con la empresa de mantenimiento, ha finalizado sin acuerdo y el alcalde sigue en el interior de la Real Casa de Correos, de donde ha dicho a primera hora que no se iría sin que este transporte volviera a rodar.

Después de un encuentro que ha durado casi tres horas y en el que inicialmente también ha estado presente la presidenta regional, Esperanza Aguirre, Beteta ha destacado la deuda de 48 millones de euros que el Ayuntamiento tiene con la empresa del tranvía y Fraile ha insistido en denunciar la "falta de voluntad política" del Gobierno regional y en solicitar que trate a este transporte como al resto de los que existen en la región.

El conflicto se encuentra por tanto estancado y los autobuses que ha reforzado el Consorcio Regional de Transportes van a seguir "garantizando el servicio" para que los vecinos de Parla puedan moverse en transporte público por la ciudad. Fraile espera poder hablar en los próximos minutos con el vicepresidente regional, Ignacio González, y mientras tanto asegura que está "muy cómodo" en el interior de la sede del Gobierno madrileño.

La posición de ambas instituciones no se ha movido un ápice a pesar de la negociación de las últimas horas. Así, por parte de la Comunidad de Madrid, el consejero de Transportes ha instado al Ayuntamiento de Parla a que pague el dinero que adeuda para que la situación pueda solventarse.

"Lo que tiene que hacer el Consistorio y así se lo he indicado al regidor es pagar lo que debe, de manera que Global Vía (la empresa que gestiona al tranvía) pueda pagar a la empresa Alstom para que preste el servicio (de mantenimiento) para que puedan volver a circular los trenes", ha añadido.

"Los autobuses van a seguir circulando y si son necesarios refuerzos adicionales, el Consorcio ya lo tiene previsto. La movilidad de Parla está garantizada", ha apostillado el consejero, que ha señalado que el servicio de autobuses puesto en marcha esta mañana ha funcionado bien e incluso ha habido varias unidades que no ha sido necesario utilizar.

EL ALCALDE DE PARLA: "YO ESTOY AQUÍ MUY CÓMODO"

Por su parte, el alcalde de Parla, José María Fraile, ha explicado al término de la reunión que "parece que no ha cambiado nada" tras sus conversaciones con el consejero de Transportes y ha pedido que se vuelva al punto en que se encontraban ayer las cosas, cuando según él se "había acordado" que las unidades pudieran volver a arrancar.

Así las cosas, a las 13.30 horas de esta tarde el problema seguía sin resolverse. "Es un problema de voluntad política", ha dicho, para después añadir que "los autobuses no son la solución ni a corto, ni a medio ni a largo plazo".

Fraile considera que la solución pasa por que la Comunidad de Madrid aporte en Parla la "misma cantidad" que pone, por ejemplo, en el Metro Ligero de Boadilla (0,19 euros por viajero en la primera y 3,54 euros en la segunda).

Preguntado por si hay o no una deuda contraída por parte del Ayuntamiento con la empresa que gestiona el tranvía, Fraile ha respondido preguntando "quién no tiene deuda en estos momentos". "Podemos mirar para otro lado o asumir las responsabilidades y tener voluntad de trabajar", ha insistido.

Ante esta situación, Fraile ha dicho que está "muy cómodo esperando" en la Real Casa de Correos y ha dicho que el vicepresidente regional se ha puesto en contacto con él por teléfono, de manera que espera poder volver a hablar con él. Y es que, a su juicio, el problema se puede solucionar "en menos de una hora" si hay voluntad de hacerlo.