www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica económica

Comienza la semana en que se puede romper el euro

domingo 04 de diciembre de 2011, 21:27h
El 9 de diciembre tiene lugar una cumbre europea que podría ser la más decisiva de su historia. Europa ha dado muchos pasos adelante, muy pocos atrás, y ninguno de importancia. Lo que está en juego estos días es nada menos que la ruptura del euro.
Este lunes se reúnen Nicolas Sarkozy y Angela Merkel, una pareja que está más de moda que cualquiera de Hollywood, aunque no destacan por sus buenas relaciones. Quieren salir de la reunión de París con una propuesta conjunta para la reforma de los Tratados: “"El objetivo es una unión fiscal que haga cumplir la disciplina fiscal en sus miembros y tenga los instrumentos necesarios para hacer frente a una crisis de forma eficaz", ha declarado Angela Merkel.

Se piensa que una solución así pasará por sanciones automáticas a los países que incumplan los límites marcados por Maastricht. Es más, puede que se cambien esos criterios. El ministro de Economía alemán proponía rebajar el déficit máximo al 2 por ciento del PIB, un límite que hace más realista el mantenimiento a largo plazo de la deuda ante una perspectiva de menor crecimiento como la que ahora prevalece.

Otra idea que podría materializarse es la perspectiva de que haya una comunidad “fuerte” y otra “débil” dentro de la eurozona: Unos países se sumarían a los nuevos criterios, y otros mantendrían los antiguos hasta que pudieran comprometerse a los nuevos.

Herman van Rompuy está consultando a todos los gobiernos europeos para recabar cuáles son las propuestas que pueden tener un mayor consenso. De este modo, llevaría a la cumbre del viernes un documento con las máximas posibilidades de éxito.

Uno de los puntos de desacuerdo entre los dos países es el papel del BCE. Francia agita el miedo a una deflación. Es curioso, porque siempre conviven los temores a la deflación con los de una hiperinflación. Depende de la perspectiva de cada uno sobre el funcionamiento del dinero y del crédito. Con ese temor, Francia indica que el BCE actuará llegado el caso. Pero en realidad no quiere que actúe entonces, sino ahora. Una falacia que Alemania no traga. Merkel ha repetido que el mandato del BCE no es el de la Reserva Federal o el del Banco de Inglaterra, y que el del órgano regulador europeo consiste en mantener la estabilidad de los precios. Por otro lado, ya contamos que Draghi se estrenó rebajando los tipos de interés, lo que resutaba muy chocante. Bien, pues los analistas apuntan a que rebajará de nuevo los tipos, que están ahora en el 1,25 por ciento.

La reunión del BCE será el jueves. El mismo día se reunirá el Partido Popular Europeo, en Marsella. Ahí Mariano Rajoy volverá a recibir presiones por parte de sus colegas europeos (muchos de los cuales, incluyendo a Merkel y Sarkozy, ocupan el poder) para que anuncie ya cuáles son sus planes. Rajoy no lo va a hacer. No ofrecerá un plan para cambiarlo a las dos semanas o al mes. Y para elaborarlo necesita saber cuál es la situación de las cuentas en España. Además, él cree que tiene que presentárselo a los españoles, y lo hará el día de su investidura, muy probablemente. Es decir, que habrá que esperar al 21 de este mes.

En estos moementos, los HedgeFunds apuestan por que lo más probable es la ruptura del euro a medio plazo. ¿Acabarán teniendo razón? En parte dependerá de lo que ocurra de aquí al próximo domingo.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios