www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica económica

El Estado de Bienestar no reduce la desigualdad

lunes 05 de diciembre de 2011, 20:56h
La OCDE, el club de los países desarrollados, ha publicado un informe titulado Seguimos divididos: Porqué la desigualdad sigue creciendo. Televisión Española, por ejemplo, ha acompañado la publicación de este informe con el titular de que los ricos son más ricos y los pobres, más pobres. El informe en absoluto dice eso. Lo que dice es que “la diferencia entre ricos y pobres en la OCDE ha alcanzado sus niveles más altos en 30 años”. Se refiere a que “el ingreso medio del 10 por ciento más rico es ahora unas nueve veces el de los 10 más pobres”. Y precisa: “la diferencia de ingresos ha aumentado en países tradicionalmente igualitarios, como Alemania, Dinamarca y Suecia desde (una relación de) 5 a 1 en los 80’ a 6 a 1. La diferencia es 10 a 1 en Italia, Japón, Corea y el Reino Unido y es mayor aún, 14 a 1, en Israel, Turquía y los Estados Unidos”.

¿Qué dicen los datos de nuestro país? La nota específica dedicada a nuestro país dice: “El ingreso medio del 10 por ciento de la población española con mayores ingresos era en 2008 alrededor de 38.000EUR, es decir 11 veces mayor que el del 10 por ciento de la población española con menores ingresos, que tenía un ingreso medio de 3.500 EUR. Los impuestos y las prestaciones sociales reducen, en conjunto, un cuarto de la desigualdad, parecido a la media de la OCDE. Sin embargo, datos nacionales recientes muestran que la desigualdad
se ha incrementado en los dos últimos años”. Tradicionalmente las crisis reducían las diferencias de rentas. En España, al menos, ocurre lo contrario. La razón es que aquí el ajuste de la crisis se ha hecho con desempleo. La reducción de la desigualdad en España, cuando se ha producido, se explica al 70 por ciento por el crecimiento de la población ocupada, señala la OCDE.

Por descontado que el que haya aumentado esa diferencia no quiere decir que los pobres sean más pobres. Es más, en estos 30 años la mejora económica ha sido general. La renta de ese 10 por ciento más bajo hoy es superior a la del mismo porcentaje hace 30 años. Es más, en estos cálculos se tiene en cuenta la llamada renta “real”, es decir, la renta monetaria descontada la inflación. Pero la mejora real es mucho mayor porque el avance tecnológico hace que el coche de hace 30 años no sea el mismo de ahora.

Pero además este tipo de estadísticas suelen interpretarse muy mal. Las vemos con ojos europeos, es decir, de una sociedad inmovilista o poco dinámica. No es el caso de los Estados Unidos, donde cada uno de los tramos en que se dividen los grupos de renta se corresponden con tramos de edad. Los ingresos más bajos se corresponden con los más jóvenes y los más altos con los más mayores, dentro de la edad activa. Esto es, se mejora en renta del trabajo a medida que ganamos en experiencia y responsabilidad. ¿Habrá quien se extrañe de ello? Quizá alguno que otro periodista, pero la mayoría sabe que esa es una experiencia común.

Las diferencias de renta entre los tramos más bajos y los más altos indican desigualdad, pero cuidado, que no siempre están las mismas personas en cada uno de los tramos. En realidad lo que miden esas diferencias es la medida en que una persona puede progresar a lo largo de su vida. No es de extrañar que sea mayor en Estados Unidos que en Europa. No obstante, no siempre se puede hacer esa correlación. Es más difícil progresar en Méjico, donde la relación entre el 10 por ciento que más y menos gana es de 25 a 1, que en Estados Unidos, Europa o Japón.

La OCDE propone que se eleven los impuestos a las rentas más altas. Más allá de lo que considere cada uno sobre la idoneidad de tal medida, lo cierto es que lo que parece poner de manifiesto el informe de la OCDE es que tres décadas de políticas encaminadas a reducir la desigualdad de rentas no han servido para nada.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.