www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Arropada también por José María Aznar, es la primera mujer en ocupar este cargo

Ana Botella, proclamada alcaldesa de Madrid en compañía de cinco ministros

martes 27 de diciembre de 2011, 10:33h
Ana Botella ha sido investida este martes alcaldesa de Madrid, la primera mujer en ocupar este cargo, tras la dimisión de Alberto Ruiz-Gallardón para ponerse al frente del Ministerio de Justicia. Como el resto de políticos del PP que estos días acceden a puestos de responsabilidad utilizó el juramento para tomar posesión.



La hasta ahora delegada de Medio Ambiente y Movilidad, que ha estado acompañada en el acto por hasta seis ministros (incluyendo a su predecesor) y por su marido, José María Aznar, y dos de sus hijos, ha recibido el apoyo de los 31 concejales 'populares' en la votación de su investidura.

El reto: gobernar con las manos atadas a la deuda
La nueva alcaldesa de Madrid, Ana Botella, se enfrenta al reto de gobernar la mayor ciudad de España con las limitaciones que impone una deuda, acumulada como consecuencia de las grandes inversiones realizadas por su antecesor, Alberto Ruiz-Gallardón, que acabará el año en los 6.347 millones de euros.

Tras su elección hoy, en un Pleno extraordinario celebrado cinco días después de la marcha de Ruiz-Gallardón al Gobierno de Mariano Rajoy, Botella iniciará su mandato con un primer presupuesto de 3.879,29 millones de euros, algo más de 10,6 millones al día, para comenzar a llevar a cabo el programa municipal con el que su partido concurrió a las municipales del pasado mes de mayo.

Tendrá que aplicar, además un nuevo Plan Económico y Fiscal a cinco años pensado para amortizar más de 3.000 millones de euros de deuda y cumplir los plazos de la ley de morosidad sin subir los impuestos.

Aún con esas limitaciones, tal y como preveía el Gobierno de Ruiz-Gallardón, el nuevo ejecutivo de la ciudad de Madrid puede seguir garantizando los servicios públicos esenciales, en teoría sin tener que recurrir a los recortes sociales a los que apuntan otras administraciones, pero no tendrá demasiado margen de maniobra para afrontar nuevos retos.