www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

por la investigación de los crímenes del franquismo

El fiscal pide al Supremo que archive la causa contra el juez Garzón

martes 24 de enero de 2012, 14:01h
El fiscal del Tribunal Supremo Luis Navajas ha solicitado el sobreseimiento de la causa abierta contra Baltasar Garzón por investigar sin competencia los crímenes del franquismo, al considerar que la acusación popular es "incapaz" de abrir en solitario el procedimiento y su presencia en la causa es "meramente adhesiva". "Sólo tiene facultades de apertura del procedimiento si se ve acompañada por el fiscal o la acusación particular", ha añadido. Así se ha pronunciado el representante del Ministerio Público durante la fase de cuestiones previas, después de que la defensa del juez imputado pidiera la nulidad del juicio abierto por un presunto delito de prevaricación en aplicación de la 'doctrina Botín', que establece que la acusación popular no es suficiente para sostener una causa en la Fiscalía no presenta acusación alguna.
La Fiscalía ha pedido el sobreseimiento de la causa abierta a Baltasar Garzón por declararse competente para investigar los crímenes del franquismo y ha sostenido que la actuación del magistrado del Tribunal Supremo que la instruyó, Luciano Varela, ha sido "absolutamente insólita e insostenible".

"No he visto nada igual en 36 años de carrera", ha afirmado el fiscal Luis Navajas en referencia a la providencia en la que, en abril de 2010, Varela dio una "segunda oportunidad" al sindicato Manos Limpias para que subsanara los defectos advertidos en su escrito de acusación, orientándole además sobre cómo hacerlo.

Según el fiscal, el magistrado instructor "devolvió el toro a los toriles porque el morlaco (...) no estaba bien presentado para torearse en una plaza de primera", y lo hizo pese a que la ley no se lo permite, ya que sus competencias "no son tan generosas como las de un presidente de plaza".

La providencia, ha añadido Navajas, "transmuta un escrito de acusación que por sí mismo no se salvaba, y el juez colabora y coadyuva a reconstruir lo absolutamente irreconstruible".

Aunque la decisión del instructor fue inmediatamente recurrida por Garzón, la sala de lo penal avaló a Varela, según el fiscal "con cierto sarcasmo", ya que su argumento fue que las correcciones iban en beneficio del derecho de defensa.

"La única resolución que no hubiese lesionado los intereses del imputado era la exclusión de la acusación y la extinción de la causa", ha sostenido Navajas.

El representante de la Fiscalía ha explicado que fue ese aval dado a Varela por la sala lo que decidió al Ministerio Público a respaldar la recusación planteada por Garzón contra los magistrados que firmaron ese auto.

Se trataba, ha añadido, de apartarlos del juicio "para evitar el bochornoso espectáculo para el Supremo de que un tribunal internacional de derechos humanos dijera luego que se habían vulnerado los derechos del acusado".

"Gracias a Dios, la sala del 61 (que aceptó las recusaciones) nos respaldó", ha concluido Navajas.

El fiscal también ha apoyado la pretensión de la defensa de Garzón de que se le aplique la llamada "doctrina Botín", que impide la apertura de juicio oral a instancias solo de una acusación popular cuando no hay particular y el Ministerio Público no acusa.

"La acusación popular es puramente adhesiva, solo tiene facultades si se ve acompañada de acusación particular o del Ministerio Fiscal", ha dicho.

En lo que la Fiscalía no ha respaldado al abogado de Garzón es en su demanda de que se escuche como testigos a juristas españoles y extranjeros que comparten las tesis del acusado.

"Son periciales en derecho inadmisibles en el Tribunal Supremo", ha señalado Navajas, que ha recordado que este órgano es el único intérprete de la doctrina jurídica aplicable en España.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios