www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Revista de prensa

Los métodos "totalitarios" de Garzón, un juez "prevaricador" y "ajusticiado"

viernes 10 de febrero de 2012, 09:21h
Las portadas se presentan este viernes prácticamente monotemáticas. Garzón, Garzón y más Garzón en todos los diarios con fotos, editoriales, artículos de opinión a favor y en contra, reportajes, glosarios, perfiles y encuestas para explicar lo que todos sabemos ya en unos titulares que se inclinarán por una lectura distinta en función de su línea ideológica: “Garzón expulsado por actuar como los jueces de los ‘regímenes totalitarios’”, según El Mundo; “Garzón, Justicia para el justiciero” en La Razón; “El Supremo acaba con Garzón” es la visión de El País; Por su parte, ABC lo ve como “Garzón, inhabilitado once años por sus métodos totalitarios”; “Garzón, el juez prevaricador, expulsado de la carrera judicial” en La Gaceta; y “Ajusticiado” para Público. Dos diarios, este último y El País, destacan en su primera la carta de la hija del magistrado “A los que brindarán con champán”. La reforma laboral y los planes de Grecia, en segundo plano.

Así, El Mundo lo ve como “Garzón expulsado por actuar como los jueces de los ‘regímenes totalitarios’” y destaca que los siete magistrados de la Sala le condenan por unanimidad a once años de inhabilitación por prevaricación. Apunta también que “El PSOE de Rubalcaba critica una sentencia desproporcionada e incomprensible”. Además, “El nuevo contrato tendrá menos despido y más meses a prueba”, “El TS ordena a la Policía investigar el patrimonio de José Blanco” y “La Casa del Rey pide al juez que Urdangarín no tenga que llegar a pie a declarar”.

El Mundo respeta y comparte la inhabilitación de Baltasar Garzón: “Como mil mentiras no se convierten en una verdad a fuerza de repetirlas, aquí queda esta sentencia para vergüenza no sólo de Rubalcaba y del anterior Gobierno, que siempre defendieron a Garzón, sino también de la Fiscalía, cuya actuación en el proceso ha consistido en actuar de parapeto del juez condenado”.

En la misma página que este editorial, la opinión de Antonio Gala, contraria: “Que la carrera judicial prescinda del juez Garzón desacredita al tribunal que ha provocado tal sentencia. Se han absuelto a tantos, y hace tan pocos días el último, que produce verdadera vergüenza considerar a quienes nos juzgan a todos en definitiva y al más alto nivel”.

La Razón titula “Garzón, Justicia para el justiciero” y destaca la última garzonada: “Carga contra los jueces y dice que el juicio ha sido una excusa para eliminarlo mientras el CGPJ abronca a los políticos que cuestionan el fallo. Sobre la reforma laboral, “El Gobierno generalizará el despido con 33 días de indemnización y facilitará el de 20”. Más cosas, “Griñán reparte nueve veces más a sindicatos y fundaciones del PSOE que a la Cruz Roja”.

La Razón, favorable a la sentencia contra el juez, habla de un magistrado indigno: “Víctima de una vanidad de vedette y obsesinado con machacar al PP como salvoconducto para volver a la política, Garzón forzó hasta el delito la investigación y ha terminado beneficiando a los presuntos corruptos. En este punto, cabe recordar que es la segunda vez que un alto tribunal (el primero fue el Superior de Madrid) condena la actuación de Garzón en el caso Gürtel al anular las pruebas obtenidas mediante las escuchas ilegales. En suma, el señor Garzón ya es libre de emprender su ansiada carrera política; eso sí, sin utilizar el atajo de la toga de juez”.

También en este diario, José Antonio Vera afirma que “quien vulnera la Ley se acaba encontrando con la Justicia, aunque se llame Garzón”, y José María Marco, que “Garzón adelantaba una posición personal en el extranjero con la difusión de una imagen siniestra de España”.

El País, a cinco columnas, “El Supremo acaba con Garzón” y destaca la respuesta del magistrado: “Rechazo frontalmente la sentencia”. Acompaña la noticia una foto apaisada con los siete jueces “que han expulsado a Garzón” y otra con los escritos de apoyo sobre un retrato del condenado. Además, “Seis de cada 10 españoles creen que el juez sufre una persecución”. Por otra parte, “Grecia acuerda los recortes exigidos para evitar la quiebra” y “Guindos: La reforma laboral es extremadamente agresiva”.

El País habla de un Garzón “neutralizado” en su editorial: “Que Garzón haya sido condenado por un delito de prevaricación a once años de inhabilitación supone dejar fuera de la carrera judicial a un juez que, cualesquiera que sean las opiniones sobre él, ha rendido importantes servicios a la sociedad en la lucha contra el terrorismo, el narcotráfico y la delincuencia organizada, además de desempeñar un papel relevante en la aplicación de la justicia universal a la defensa de los derechos humanos conculcados por las dictaduras. La hipótesis de impedir el delito explica la actuación de Garzón en un caso de delincuencia organizada, con abundantes medios para burlar la ley, incluida la posible complicidad de abogados bien remunerados. Ha prevalecido, en cambio, la más disparatada, absurda e incluso ofensiva: que buscó desbaratar ‘las estrategias de defensa’ hasta el punto de colocar "el proceso penal español al nivel de los sistemas totalitarios". Pero era la que servía para alcanzar el objetivo buscado: anular a Garzón como juez”.

María Garzón escribe “a todos los que brindarán con champán” por la sentencia contra su padre: “A ustedes, que durante años han vertido insultos y mentiras; a ustedes, que por fin hoy han alcanzado su meta, conseguido su trofeo. A todos ustedes les diré que jamás nos harán bajar la cabeza, que nunca derramaremos una sola lágrima por su culpa. No les daremos ese gusto. Les deseo que este golpe, que ustedes han voceado desde hace años, no se vuelva en contra de nuestra sociedad, por las graves consecuencias que la jurisprudencia sembrada pueda tener. Ustedes hoy brindarán con champán, pero nosotros lo haremos juntos, cada noche, porque sabemos que mi padre es inocente y que nuestra conciencia SÍ está tranquila”.

ABC, también con una foto de gran tamaño del juez, apunta “Garzón, inhabilitado once años por sus métodos totalitarios” y destaca que el Supremo le reprocha haber causado un “daño irreparable” al derecho a la defensa por sus escuchas ilícitas a abogados. Más, “La UE desconfía de Grecia y pide más garantías” y “El Gobierno aprueba hoy una reforma laboral muy agresiva”.

En opinión de ABC, “Garzón ha pagado sus excesos al creer que el fin justificaba los medios y romper una regla sagrada del Estado de Derecho, convirtiendo la investigación en un proceso inquisitorial”.

Carlos Herrera cree que “deberíamos ser cuidadosos con poner a toda una Sala del Supremo bajo sospecha” ya que “sencillamente han aplicado la ley”. Sentencia: “Va a parecer que se ha acabado el mundo. Y sólo se ha acabado él”. Por su parte, Ignacio Camacho no ve ninguna violación del derecho: “Si no afectase a un símbolo político como Garzón nadie cuestionaría la depuración de una mala práctica jurídica. Lo demás es opinión, agitación y polémica. Lo que el Supremo ya no puede controlar es que su decisión de apartar a un juez vaya a acabar consagrando a un líder político”.

La Gaceta señala que “Garzón, el juez prevaricador, expulsado de la carrera judicial” y “La acusación pide a la juez del 11-M que cite a declarar a Dezcallar”. Público dedica una portada en blanco, en casi su totalidad, en la que resalta una palabra y una foto pequeña. Con “Ajusticiado” y foto de Garzón, destaca la carta que la hija del ex juez, María Garzón Molina, dedica al tema: “A todos aquellos que brindarán con champán”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios