www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Reacciones a la reforma laboral

domingo 12 de febrero de 2012, 11:06h
Ayer se produjeron las primeras reacciones al paquete de medidas impulsado por el Gobierno para poner coto a la destrucción de empleo. Como era de esperar, tanto sindicatos como PSOE manifestaron su desacuerdo, con el añadido de la convocatoria de movilizaciones para el próximo día 19. CC.OO. y UGT están en su perfecto derecho a cuestionar aquellas decisiones que consideren lesivas para el conjunto de los trabajadores. Sin embargo, argumentar -en palabras de Fernández Toxo- que, “el actual contexto no justifica estas reformas” demuestra un alejamiento de la realidad palmario, por no decir otra cosa.

El presente contexto de un paro que seguirá aumentando es justamente lo que hacía imprescindible que se actuase; no ahora, hace décadas que el sistema laboral español ha sido lesivo para los trabajadores, al hacer que la economía se ajustase vía paro. Hace mucho tiempo lo reconoció Miguel Boyer con agudeza, al afirmar que España era un país de dos clases: los que tenían trabajo y los que estaban en paro: que, a día de hoy, pasan de cinco millones. Era, pues, preciso desincentivar el despido e incentivar el empleo. Los gobiernos anteriores -y no sólo los socialistas- no lo hicieron, y los resultados a la vista están. El Gobierno actual ha comenzado a mover ficha, abordando la rémora que suponen en muchas ocasiones unos convenios colectivos que son herencia viva de la doctrina laboral mussoliniana. Así las cosas, los sindicatos han modulado su crítica pero siguen pareciendo más interesados en mantener su cuota de poder que en velar por los intereses de unos trabajadores que, en gran medida, no se sienten para nada representados por ellos. Sea como fuere, su desacuerdo era algo con lo que se contaba.

Sin embargo, se esperaba algo más del PSOE y, sobre todo, de una persona inteligente y preparada como el señor Rubalcaba. Con una gran cuota de responsabilidad en la actual coyuntura económica, no deberían rechazar las soluciones a un problema que ellos han ayudado a magnificar. Es en ámbitos como éste donde se precisa una buena dosis de sentido de estado, en lugar de la reacción desenfocada del nuevo Secretario General afirmando que esta reforma “traerá más paro”. Más que nada, porque el paro lleva creciendo desde hace más de cuatro años, en los cuales el actual líder de la oposición ocupaba un lugar destacado en el Gobierno. La dureza de los ajustes actuales obedece en parte a la inacción del pasado. Y eso debería tenerlo más presente el señor Rubalcaba.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios