www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Del 17 al 22 de febrero

La Policía de Río de Janeiro suspende la huelga hasta después del Carnaval

martes 14 de febrero de 2012, 09:37h
La Policía Militarizada y los bomberos de Río de Janeiro han decidido suspender hasta después de las fiestas de Carnaval la huelga que levantaron la semana pasada en reclamo por mejoras salariales. Hasta el momento y pese al paro, ningún servicio de seguridad ha sido suspendido y el numero de agentes que se abstuvo de trabajar fue ínfimo.
Los policías militarizados y bomberos del estado de Río de Janeiro que permanecían en huelga decidieron suspender la paralización hasta después del carnaval, que se celebrará en todo el país entre el 17 y 22 de febrero, según informaron fuentes sindicales.

La decisión, según reportó la estatal Agencia Brasil, fue tomada durante una asamblea que se prolongó hasta casi la medianoche y en la que bomberos y agentes de la Policía Civil se comprometieron a "luchar" por la libertad de los líderes del paro que fueron presos en los últimos días.

Después del carnaval, según anunció el presidente del Sindicato de los Policías Civiles de Río de Janeiro (Sinpol), Fernando Bandeira, cada gremio (Policía Civil y Militar y Cuerpo de Bomberos) realizará asambleas por separado para determinar las acciones a seguir.

La jefatura de la Policía Militarizada del estado informó que, pese a la huelga declarada por los uniformados el pasado viernes, ningún servicio fue suspendido y el número de agentes que se abstuvo de trabajar fue ínfimo.



El anuncio de huelga se produjo a una semana del inicio del carnaval y un día antes de que los policía de Bahía (noreste) pusieran fin a una paralización de doce días que generó pánico en ese estado y durante la que se registraron 180 homicidios, el doble de lo normal para el periodo.

La paralización en Río de Janeiro, también para reivindicar un aumento salarial, fue rápidamente desarticulada con el arresto de los líderes de la protesta y por la baja adhesión.

El sábado, los líderes de la Policía Civil anunciaron su decisión de suspender hasta el miércoles la huelga, con lo que dejaron solos a policías militarizados y bomberos.

El mismo día, tras doce de huelga, los policías de Bahía aceptaron la propuesta de aumento salarial presentada por el Gobierno regional y aprobaron la convocatoria de sus superiores para normalizar las actividades.

Pese al fin de la paralización, el gobernador de Bahía, Jaques Wagner, anunció que le pidió al ministro de Defensa, Celso Amorim, que mantenga en el estado hasta el final del carnaval los miembros del Ejército enviados para garantizar la seguridad durante la huelga.