www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Henrique Capriles: el rival de Chávez ya tiene nombre

martes 14 de febrero de 2012, 11:11h
Este domingo Venezuela ha dado un ejemplo de civismo y democracia al concurrir masivamente a las elecciones primarias del bloque opositor Mesa de la Unidad Democrática para elegir el candidato que se medirá con el presidente Hugo Chávez en los comicios generales del próximo 7 de octubre. Contra todo pronóstico, se movilizaron cerca de tres millones de personas sin afiliación partidista, motivadas “per se” para impulsar un cambio de dirección y escuchar una alternativa distinta a 13 años de chavismo.

Cumpliendo los pronósticos de las encuestas, el gobernador del estratégico Estado Miranda, Henrique Capriles Radonski, ganó con un sólido 63,9% de los votos, casi 30 puntos por encima de su más próximo rival, el gobernador del petrolero Zulia, Pablo Pérez. Pero tanto Capriles como sus compañeros de “Unidad” destacaron que el triunfo de la jornada del domingo 12 de febrero,-fecha simbólica en la historia venezolana por conmemorarse el “Día de la Juventud”-, era de los millones de venezolanos que vencieron la barrera del miedo para salir a votar.

A diferencia de lo que Chávez insiste en argumentar, las largas colas que había en los centros electorales no era de gente “piti Yanquí” u “oligarca” que busca apoyar a la extrema derecha. Aún cuando el candidato ganador tajantemente apuesta por un modelo de centro izquierda al estilo brasileño, las colas estaban formadas por gente de todas las clases sociales. Muchos eran electores de zonas populares del país que manifestaron su deseo por otra Venezuela en donde los activos del petróleo se traduzcan en seguridad, sanidad, educación, empleo y progreso, que no derroche populista y subvenciones partidistas.

Es indudable que ya hay un significativo grupo de ciudadanos que ya no se comen el “bocata” de la “Revolución Bolivariana”, por más artilugios y parafernalia populista se monte el caudillo de Miraflores. Pese a que Chávez y su maquinaria insista en devaluar y desacreditar la jornada del domingo, quedó constatado: 1) que la mayoría absoluta de la que él alardea está en entredicho; 2) que su gobierno muestra profundos signos de desgaste; y 3) que los venezolanos le están perdiendo el miedo a un teniente coronel retirado más ensimismado en perpetuarse en el poder que en gobernar a su país.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios