www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ACUERDO NUCLEAR

EEUU:
Ampliar

EEUU: "Si no se controla a Irán, puede convertise en Corea del Norte"

El Ejecutivo de Trump a criticado con dureza el acuerdo nucelar firmado.

"El JCPOA (siglas del acuerdo nuclear con el país asiático) fracasa a la hora de conseguir el objetivo de un Irán no nuclear. Solamente retrasa su fin de convertirse en un Estado nuclear". Así de contundente se ha mostrado este miércoles Rex Tillerson, secretario de Estado de EEUU y mano derecha de Donald Trump, sobre el acuerdo nuclear firmado en 2015 por seis potencias con Irán. Estas manifestaciones llegan un sólo día después de que la Casa Blanca anunciara que el Gobierno estaba revisando el pacto.

El titular de Exteriores contravino la política de Barack Obama y aseguró que el acuerdo había "fracasado porque ignoró completamente todos los otros riesgos que presenta Irán". "Hay que lidiar con Irán de forma integral, contemplando también su patrocinio del terrorismo", proclamó Tillerson, quien verbalizó el criterio exresado por el magnate con anterioridad que hace referencia a la imprudencia que constituye levantar las sanciones a la nación con capital en Teherán.

"Ese acuerdo representa el mismo enfoque fracasado del pasado", subrayó un secretario de Estado que declamó que "no tenemos ninguna intención de pasarle la pelota de Irán a una futura Administración", antes de diagnosticar, con dureza, el escenario: "Un Irán sin restricciones tiene el potencial de seguir el mismo camino que Corea del Norte y llevarse consigo al mundo. Estados Unidos quiere evitar una segunda prueba de que la paciencia estratégica es una táctica fallida".

Tillerson refrescó la expresión "paciencia estratégica", usada por el anterior equipo de gobierno y por el actual vicepresidente Mike Pence, para catalogar la lectura que la administración Obama hacía de la tensión desatada desde Pyongyang. El declarado final de la posición del Gobierno anterior con respecto a la dictadura asiática vino a llevarse a cabo al tiempo que Irán asumió los focos de la atención. Y es que el equipo de Trump ha detectado una larga relación de "alarmantes y continuas provocaciones" de un país que "exporta el terror y la violencia, desestabilizando a varios países". Parece que la postura pregonada en campaña ha tomado forma en este 2017, resquebrajando el legado del antecesor afroamericano.

El compareciente había enviado una carta al presidente de la Cámara de Representantes de EEUU, Paul Ryan, certificando que Irán "está cumpliendo con sus compromisos", acometiendo la obligación de informar al CCongresoo cada 90 días. Pero Tillerson hizo público el trabajo encomendado al Consejo de Seguridad Nacional de escudriñar la actividad iraní en relación con el pacto firmado con China, Reino Unido, Alemania, Rusia y Francia. "Éste acuerdo representa la misma táctica fallida del pasado que nos llevó a la amenaza inminente actual que tenemos en el caso de Corea del Norte", concluyó el mandatario, que reafirmó que su Ejecutivo se está planteando salirse del acuerdo, como ya pronosticó Trump en campaña.

Además, el portavoz estadounidense declaró que su país está evaluando la posibilidad de volver a incluir a Corea del Norte en la lista de naciones que apoyan el terrorismo. "Estamos revisando el estatus de Corea del Norte, tanto en términos de patrocinador de terrorismo como otro tipo de vías para aumentar la presión para que el régimen de Pyongyang vuelva a implicarse (en un diálogo)", afirmó, para después asegurar que Trump quiere dialogar con las regiones conflictivas "de una manera diferente a como se han llevado a cabo las conversaciones en el pasado".

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

Comenta esta noticia
Normas de uso
  • Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial
  • No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.
  • La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.
  • Tu dirección de email no será publicada.
  • Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.