www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

CRÍTICA DE CINE

Malos tiempos en El Royale: Agatha Christie y Tarantino visitan la América de Nixon

Malos tiempos en El Royale: Agatha Christie y Tarantino visitan la América de Nixon
Ampliar
(Foto: 20th Century Fox)
jueves 15 de noviembre de 2018, 20:02h

Un cura, una corista, un vendedor ambulante y una hippie cruzan secretos y misterios en un hotel perdido en medio de la nada.

En 2016, el periodista y escritor Gay Talese sacaba a la luz El motel del voyeur, un reportaje extendido a libro sobre un motel a las afueras de Denver (Colorado) cuyo dueño, Gerald Foos, reformó en los años 80 para poder espiar las habitaciones de sus huéspedes desde un falso techo sin que estos lo supieran.

Sexo, espionaje y hasta un homicidio figuran en el catálogo de actividades que disipan su veracidad en una bruma que ha hecho renegar a Talese de sus propios métodos de investigación. Sea verdad o sea mentira, ese compendio de la naturaleza humana queda como referente claro de Malos tiempos en El Royale, la segunda película como director de Drew Goddard.

Ambientada en la América de Nixon, su premisa retrotrae a una novela de Agatha Christie. Varios personajes, desconocidos entre sí, llegan el mismo día a un hotel perdido en medio de la nada en un punto de la frontera entre California y Nevada. Un cura, una corista, un vendedor de aspiradoras y una hippie, junto al recepcionista de El Royale. Todos ellos, hotel incluido, con secretos y más invitados por desvelar.

Sin embargo, tal y como hacen sus personajes, Goddard juega con las apariencias y a la vez con los géneros, dotando al entramado de misterio mimbres tarantinianos en cuanto a la acción y el montaje e incluso de los Coen en ambientación y toques de humor.

Pero como ya demostrara en la gozosa locura que fue su ópera prima como director Cabin in the Woods, donde daba una vuelta a los clichés del cine de terror, Goddard , que firma también el guión, toma ese compendio de referencias y lo dota de personalidad propia. Con el debe, quizás, de tomarse demasiado tiempo con la cocción –la duración se dispara hasta las dos horas y veinte minutos- y los problemas de ritmo que eso genera en ciertas partes intermedias.

Para trasladar sus ideas a la pantalla, Goddard se lleva al Royale una corte de actores en estado de gracia. Nunca se ha de renegar de poder gozar con el Jeff Bridges de los últimos años -dando por sentado que RIPD no existe en este universo que nos acoge- ni de descubrir el talento de una Cynthia Erivo que se come la pantalla con su presencia y voz. Tampoco está de más el enésimo intento de Jon Hamm por ocultar el Don Draper de Mad Men que lleva dentro ni de la huida de las 50 sombras que persiguen a Dakota Johnson. Y es que a la hora de escapar de un personaje, queda también como remarcable lo que Chris Hemsworth logra en esta ocasión sin el martillo de Thor, divirtiéndose a lo grande con su particular versión remasterizada de Charles Manson.

Un premisa sugerente, un gran reparto con gemas por descubrir y la seguridad de saber que nada es lo que aparenta ser. Es lo que ofrece Malos tiempos en El Royale, una oportunidad para seguir viendo crecer el genio de Drew Goddard delante y detrás de las cámaras.

Malos tiempos en El Royale

Año: 2018
Duración: 141 minutos
País: Estados Unidos
Dirección: Drew Goddard
Guión: Drew Goddard
Música: Michael Giacchino
Fotografía: Seamos McGarvey
Reparto: Chris Hemsworth, Jeff Bridges, Cynthia Erivo, Dakota Johnson, Jon Hamm, Cailee Spaeny, Lewis Pullman
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.