www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La campaña electoral en Venezuela

Sadio Garavini di Turno
domingo 04 de marzo de 2012, 20:15h
La campaña electoral más decisiva en la historia contemporánea de Venezuela inicia con dos acontecimientos relevantes. El inesperado y sobresaliente éxito de las primarias de la Unidad Democrática y la recaída en la enfermedad del Presidente Chávez con la necesidad de una nueva intervención quirúrgica. En cuanto a la enfermedad, el propio candidato de la Unidad Henrique Capriles ha interpretado el sentir de la alternativa democrática augurando al Presidente una rápida y completa recuperación. Efectivamente a la Unidad y a Venezuela les conviene que Chávez sea derrotado en las urnas, por el evidente fracaso de un gobierno que ha disfrutado, durante 14 años, de los más altos y sostenidos ingresos en la historia del país. En cambio, una desaparición prematura del caudillo podría crear un mito que podría fortalecer al chavismo, así como la muerte prematura de Evita y el “exitoso”golpe de Estado militar contra Perón en 1955 fortalecieron al peronismo. En las primarias votaron 3.060.000 electores que representan alrededor del 17.5% del patrón electoral, una cifra muy elevada para cualquier elección primaria, particularmente en un país donde buena parte de la población depende directa o indirectamente del Estado petrolero y en donde el Gobierno utiliza, sin ningún escrúpulo, la intimidación, la amenaza y el terrorismo fiscal y judicial para inhibir a la oposición.

El primer gran esfuerzo de la Unidad debe ser una campaña para inscribir en el Registro Electoral, antes de la fecha límite del 15 de abril, al mayor número posible de nuevos votantes. Además para enfrentar la utilización ilegal y abusiva de todos los recursos del Estado por parte del chavismo, es necesaria una campaña de financiación masiva. Si los 3.060.000 votantes de las primarias contribuyeran a la campaña electoral, con una cifra compatible con sus posibilidades, la recaudación podría ser muy relevante. La utilización al respecto del internet y de las redes sociales sería indispensable para ese esfuerzo, como la experiencia en otros países ha ampliamente demostrado.

El eminente constitucionalista y politólogo, uno de los Maestros de mi juventud, Manuel García Pelayo, dijo:“una buena parte del pensamiento político extra académico, tal como se manifiesta por ejemplo, en un Sorel o un Nietzche,(yo le agregaría también al marxista heterodoxo Jose Carlos Mariategui) fue completamente lúcido para darse cuenta de la importancia política de los factores irracionales, que más tarde inspiraron la praxis de los movimientos totalitarios del tiempo presente, ante los que la doctrina académica se mostró completamente inerme. Pero lo cierto es que esos componentes irracionales existen con independencia de nuestra voluntad. Son de una parte, una realidad mental que está en la base de las ideologías y de más de una teoría política; son de otra parte, un componente real de la praxis política capaz de movilizar las gentes para la acción en un grado inalcanzable para las puras teorías”. Efectivamente, la Unidad no debe enfrentar al líder carismático, sin implementar una campaña que tome en cuenta el mundo profundo, intenso y fundamentalmente irracional de las pasiones, las emociones y los sentimientos. El pragmatismo estéril es incapaz de movilizar al Hombre integralmente. La política no es sólo razón sino también “corazón”, hay que recuperar la “mística”, para proyectar la esperanza. Hay que ponerle música, banderas, pasión, emoción y sentimiento a la campaña.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios