www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¿EN QUÉ QUEDAMOS, 1.500.000 O 150.000?

lunes 12 de marzo de 2012, 12:00h
La experiencia profesional me permite afirmar que las centrales sindicales multiplican el número de asistentes a sus manifestaciones por 10, por 15 o por 20 según las circunstancias. He contrastado cifras con dirigentes de la policía y el número máximo de manifestantes el domingo en las ciudades en que se produjeron movilizaciones no pasa de 150.000. Es decir, un completo fracaso. Prácticamente, las personas que se han manifestado eran liberados o delegados sindicales, es decir, paniaguados de UGT y CCOO que acudieron con sus banderas, estandartes, pancartas, cornetines y altavoces, perfectamente organizados.

Una pausa, en fin, que permite aventurar que solo a través de piquetes violentos anticonsticionales, los sindicatos podrán obtener un resultado decoroso en la huelga general convocada para el 29 de marzo. La inmensa mayoría de los españoles no creen en los sindicatos que se han convertido en un inmenso negocio y que defienden antes que nada el interés sindical y no el de los trabajadores. La gente no cree que la huelga general vaya a resolver nada sino por el contrario, endurecerá la situación. España no está para despilfarrar los recursos en huelgas generales.

Por razones políticas de Rubalcaba y sindicales de Méndez y Toxo, el pueblo español va a padecer una huelga general que permita al dirigente socialista aliviar su catástrofe electoral y a los dirigentes “obreros” difuminar el descrédito creciente de los sindicatos. Rajoy deberá reaccionar a tiempo, antes de que una manifestación semanal y una caravana de huelgas erosionen su popularidad y comprometan su gestión. El desafío está claro y exige respuesta serena y contundente

Luis María ANSON

de la Real Academia Española

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios