www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

496 agresiones en 2011

"Un médico agredido es un médico asustado y humillado"

jueves 22 de marzo de 2012, 13:40h
Las agresiones a médicos en España aumentaron en 2011 un 9,2% respecto al año anterior hasta las 496, lo que suponen 45 casos más, la mayor parte de las ocasiones por "discrepancias" en la atención recibida o por negarse a recetar el medicamento pedido por el paciente. En el Día Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario, el presidente de los médicos, Juan José Rodríguez Sendín, ha explicado que "un médico agredido es un médico asustado y humillado que se encuentra en muy malas condiciones para realizar su trabajo".
El secretario general de la Organización Médica Colegial (OMC), Serafín Romero, ha señalado este jueves que en 2011 se registraron un total de 496 agresiones a médicos en el ámbito sanitario, lo que supone un 9,2% más con respecto al año anterior. Además, ha explicado que la mayoría estuvieron motivadas por "discrepancias" respecto a la atención recibida, un 38% de los casos, o porque el médico se negó a recetar el medicamento pedido por el paciente, en un 13% de las ocasiones. Otras causas serían el tiempo de espera a ser atendido (8%) y el malestar por el funcionamiento interno del centro (5%).

Antes, en rueda de prensa, el presidente de la OMC, Juan José Rodríguez Sendín, había destacado que “las agresiones se producen cuando se frustran las expectativas del paciente con el médico, que es el primero que da la cara en el Sistema Nacional de Salud” y ha querido hacer hincapié en que “es la punta de un iceberg” y que “no se puede tolerar la violencia en ningún caso, pero en el ámbito médico público especialmente”.

En este sentido, ha añadido, “un médico agredido es un médico asustado y humillado, que se puede encontrar en unas condiciones muy malas para ejercer su función, sobre todo si realiza su trabajo en determinados entornos problemáticos, y es un médico que realmente necesita apoyo”.

Al respecto, el doctor José Alberto Becerra, coordinador de este observatorio, creado específicamente para conocer los actos de violencia que se cometen contra el personal sanitario y concienciar a la población y los propios médicos de este problema, ha reiterado que “el médico es el primero que da la cara por el sistema” por lo que apuesta por que todas las provincias lleguen a acuerdos con la Fiscalía “para que su acción haga saber al agresor que su acción no va a salir gratis”.

Becerra ha insistido en que lo único que quieren es “que todo el mundo entienda que agredir a un funcionario público, como un policía o un profesor o un médico, no le va a salir gratis” y ha recordado que “Cuenca firmó el convenio con la Fiscalía y en 2011 ha tenido cero agresiones”.

Así, este jueves, Día Nacional contra las Agresiones en el Ámbito Sanitario y en el que un lazo dorado tiene su hueco en las portadas de todos los colegios de médicos de España, el secretario general de la corporación ha detallado que, “por comunidades autónomas, el mayor número de agresiones denunciadas se han producido en Andalucía, con un 26%, seguida de Madrid y Valencia con un 14%, y de Cataluña, con un 11%”. Aun así, ha matizado que “este porcentaje varia de forma considerable al cuantificarse por cada mil colegiados, en cuyo caso es la comunidad de Extremadura la que registra un mayor número de casos, seguida de Andalucía y Castilla-León.

Igualmente, el 22% de las agresiones llegan a producir una lesión, frente al 78% que se traducen en agresiones verbales o amenazas. Además, en el 28% de los casos son familiares del paciente los que agreden, en el 27% son pacientes con cita previa y en el 19% de las ocasiones son agresiones de pacientes no usuarios del centro donde se agredió.

Por otra parte, los que trabajan en Atención Primaria o urgencias extrahospitalarias sufren el 69% de las agresiones registradas frente al 19 por ciento de las producidas en hospitales y los hombres siguen siendo los que sufren más agresiones, el 53%, frente al 47% de las víctimas mujeres.

El facultativo agredido suele trabajar en la sanidad pública, que acapara el 89 por ciento de los casos, aunque las agresiones en la sanidad privada (11%) "han aumentado ligeramente respecto" a 2010. En cuanto a la edad, el 44 por ciento de los actos violentos los sufren facultativos entre los 46 y los 55 años de edad.

De esta forma, concluye Romero, el perfil de médico más propenso a una agresión sería “un varón de 46 a 55 años en el campo de la atención primaria y en urgencias extrahospitalarias”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios