www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Mientras el Ejecutivo promueve un nuevo plan de reinserción para terroristas

Mayor Oreja no entiende que el Gobierno niegue un cambio en la política penitenciaria

jueves 26 de abril de 2012, 19:09h
El ex-ministro del Interior Jaime Mayor Oreja aseguró este jueves respecto al Plan de Reinserción para los presos terroristas anunciado por el Gobierno, que no se entiende muy bien que se insista en el mismo y que al mismo tiempo se diga que no hay cambios en la política penitenciaria.

Mayor Oreja recordó su intervención en el reciente Congreso Nacional del PP en Sevilla, delante del presidente Mariano Rajoy. En aquella ocasión, el eurodiputado popular aseguró: "el mayor error, el mayor desenfoque que se puede cometer es dar la impresión o trasladar la idea de que se esta administrando el final de ETA, cuando la verdad es que estamos en la víspera de un desafío impulsado por la banda terrorista".

Por eso, para Mayor Oreja, "todo lo que favorezca la mentira, es decir, lo que fue el mal llamado Proceso de Paz es un error, un desenfoque". "Reconozco que a esta hora, oídas una serie de declaraciones no se entiende bien (el plan) cuando se insiste en que hay un plan y un programa y al mismo tiempo que no hay un cambio en la política penitenciaria", argumentó.

El ex-ministro agregó que desde su punto de vista, todo lo que se haga, toda las medidas que se adopten servirán en la medida que sean eficaces frente al desafío, subrayando que "no es nada tranquilizador el apoyo sin reservas" que le ha dado el PNV al Plan.

Un plan integral para la reinserción
Horas antes, el Ministerio del Interior ha puesto en marcha un programa integral dirigido a presos por delitos de terrorismo vinculados no sólo a ETA, sino también a los GRAPO y los grupos yihadistas e incluso el crimen organizado, para facilitar su reinserción y evitar su radicalización en las cárceles.

Fuentes penitenciarias han informado a Efe de que el programa, que nace de la llamada "vía Nanclares" pero que es "mucho más ambicioso", consiste en una serie de iniciativas orientadas a que los terroristas y miembros de organizaciones criminales conozcan la realidad social y reflexionen sobre su pasado con el objetivo de que vayan dando pasos hacia su integración en la sociedad democrática.

Los internos que se incorporen al programa participarán en "aulas" dirigidas a su educación en valores de convivencia, tendrán acceso a formación para facilitar su inserción en la vida laboral cuando recuperen la libertad y podrán incluso ser trasladados a centros penitenciarios próximos a sus domicilios, aunque las fuentes consultadas han subrayado que no habrá "acercamientos automáticos".

"Se trata de trasladar a los internos actitudes y conductas que en la sociedad democrática se consideran indispensables", explican estas fuentes, que señalan que el plan "sistematiza y amplía" lo que se inició con la llamada "vía Nanclares", que recibe su nombre del de la cárcel alavesa donde fueron agrupados la veintena de etarras -de un total de más de 600- que se han desvinculado de la banda.

Eso no significa que los requisitos se vayan a relajar, ya que el primero de ellos es que el interno pida su incorporación al programa de reinserción, para lo que previamente deberá acreditar el rechazo a la violencia y su desvinculación de la organización criminal a la que han pertenecido. Se pretende evitar así que los presos que no tengan voluntad de reinsertarse puedan perturbar o "sabotear" el programa. "Quien no quiere reinsertarse no tiene sentido que forme parte del programa, ya que se requiere una actitud activa por parte del interno", insisten las fuentes.

A partir de ese punto, el plan contiene un programa específico dedicado a la "educación en valores de convivencia" mediante "aulas" en las que participarán los internos, que también tendrán acceso a cursos de mejora de su "capacitación socio-profesional" orientados a su formación para la inserción en la vida laboral.

En cuanto a la posibilidad de traslados a centros penitenciarios próximos a su domicilio, las fuentes consultadas explican que el plan "es el reverso del programa de dispersión", de modo que los reclusos que se desvinculen de sus organizaciones puedan estar en centros que favorezcan su reinserción.

"La reinserción se puso en marcha, entre otras cosas, para dificultar el control de los presos por parte de la banda terrorista, por lo que si se desvinculan de ella ya pueden ser agrupados en cárceles próximas a su domicilio", dicen desde Prisiones, donde insisten en que esto no supondrá en ningún caso "acercamientos automáticos".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.