www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ESTAMOS YA EN LOS 6.000.000 DE PARADOS

viernes 27 de abril de 2012, 11:37h
Si sumamos a los 5.639.500 parados las personas que están “trabajando por la patria” -Zapatero dixit- en la camelancia de los cursos de formación, y aun sin contar los 230.000 funcionarios y empleados públicos fichados durante los dos peores años de la crisis, la tristísima realidad es que España está ya en la cota asustante de los 6.000.000 de desempleados, tal y como anticipé hace un año.
Esa es la herencia de Zapatero. Esa, y la deuda galopante, el déficit que nos asfixia y el millón de empresas resquebrajadas o que han echado el cierre. Zapatero tuvo un ministro que sabía de economía: Solbes. Lo escabechó porque no se plegaba dócilmente a las enseñanzas zapaterescas. En su lugar nombró a una mujer de gran cultura musical pero que no sabía una palabra de economía. Fuimos la carcajada de Europa. Y ahí están los resultados contra los que Rajoy, Montoro y Guindos están luchando encarnizadamente sin saber cuándo se despejarán los horizontes borrascosos. Las inevitables medidas que se están tomando y que tal vez no se han explicado bien, contribuyen al descontento general. Los sindicatos y algunos sectores del PSOE tienen las espadas en alto y están dispuestos a echarlo todo a rodar. No han aceptado la derrota electoral.
Y lo peor de la herencia zapatética, como he reiterado muchas veces, no es la economía. Lo peor es la política. Lo peor es el secesionismo que Zapatero estimuló en Cataluña y su complicidad con las ambiciones de Eta, la banda terrorista que controla ya el gobierno de Guipúzcoa y está presente en el Congreso de los Diputados.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.