www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Aquinas American School, una vuelta a la educación clásica

"Un modelo adaptado al talento de los niños ahondaría en un menor fracaso escolar"

viernes 25 de mayo de 2012, 14:07h
Ahora que en España se habla de la mala calidad de nuestro sistema educativo, del fracaso escolar y del nivel de unos alumnos incapaces de comprender un texto y de expresarse correctamente, un nuevo colegio americano en Madrid, el Aquinas American School, propone una vuelta a la educación clásica, donde lo esencial es dominar el lenguaje como instrumento que permitirá después aprender cualquier otra disciplina.
No corren buenos tiempos para la educación en España. Huelgas, manifestaciones y, de fondo, un modelo de enseñanza que ha demostrado ser un auténtico fracaso. Así, los distintos informes especializados en la materia (OCDE y PISA) vienen reflejando un año sí y otro también el bajo nivel de nuestros estudiantes, incapaces en muchas pruebas de entender un texto y de expresarse, después, de forma correcta en su propio idioma.

"Sobre todo en la Universidad, donde después de 15 años de escolarización, uno de los grandes problemas de nuestros estudiantes es que no saben expresarse correctamente”, explica el director del Aquinas American School, Antonio Arcones, que propone en el centro que dirige “una vuelta a los principios educativos clásicos" con un modelo que retoma "la importancia del dominio del lenguaje, de la lectura, de los hábitos de compresión oral y de expresión".

"Y todo con la base de que cuando uno es capaz de manejar bien el lenguaje, en la medida que es el instrumento del pensamiento, te permite estudiar cualquier otra disciplina objetiva con mucha mayor versatilidad y desarrollar tu capacidad de seguir aprendiendo en el futuro cualquier cosa", destaca Arcones.

Cómo funciona este modelo
El director del Aquinas American School explica que con este modelo clásico de enseñanza, en las primeras edades, "hasta Primaria, se hace especial hincapié en el cálculo, que es muy importante, en la lectura, la escritura y la expresión oral". Señala que también se estudian otros contenidos, de hecho, "al volver a una educación clásica, lo que queremos también es resaltar y recuperar una serie de expresiones artísticas que en nuestros planes educativos están muy olvidados" como son la música, pintura, teatro y mucho deporte.

PIE DE FOTOOtro aspecto que diferencia a este sistema educativo es que "el colegio no separa entre asignaturas importantes y las denominadas ‘marías’ y está atento a que desarrollar este tipo de cualidades, talento y creatividad en el alumno puede ser igual de importante para él en su vida y es igual de formativo que las matemáticas o la física". Igualmente, el colegio, al ser americano, con un currículo dependiente de EEUU, la inmensa mayoría de la enseñanza es en inglés.

En este colegio, con este modelo educativo, el número de las asignaturas académicas es menor que el que se imparte en el sistema común español, "pero trabajadas con mucho rigor y sin la dispersión de tener muchas", aclara Arcones, que insiste en que "a cambio, dedicamos mucho tiempo al deporte, que nos parece muy formativo, y a las artes. Además, como la metodología es diferente, no tiene la carga de deberes, tan gravosa y cansina que a veces no da valor añadido".

Forma el carácter
Por otra parte, Arcones explica que "lo esencial es que el colegio también forma el carácter. El colegio es católico, que para nosotros es muy importante, y tiene una parte de formación de criterio, de las personas, de una serie de valores y, por supuesto, tiene una parte muy importante de salir del colegio con una amplia cultura general". La idea es que este modelo también "sirva para que el alumno encuentre cual puede ser su hueco en la vida, descubrir en lo que es bueno, ya que eso va a contribuir a que sea feliz".

De esta forma, el colegio no tiene como una obligación formar a abogados e ingenieros, que también y los mejores, sino que posibilita, fomenta y propone al estudiante las cosas para las que tiene más talento. "Lo importante es hacer las cosas con rigor, con compromiso y con seriedad", apunta el director del Aquinas American School.

Homologación
Al respecto de la homologación de los estudios, este centro se acoge a la legislación que lleva en España decenas de años, que es la de centro extranjero y a la que se acogen unos 120 centros como el Liceo francés, el Liceo italiano, la Escuela alemana o el British Council.

"Esto está regulado y –aclara Arcones– al final hay unas convalidaciones con la posibilidad de hacer el Bachillerato internacional que está perfectamente homologado y que, además, te da la posibilidad de tener acceso a la Universidad en España y en otros países".

Fracaso escolar
Sobre si un modelo como este es un elemento a tener en cuenta para una educación de calidad que rebaje los índices de fracaso escolar, Arcones entiende que "todo lo que sea ahondar en métodos que permitan a un grupo de profesores con auténtica vocación dar lo mejor de sí para sacar lo mejor posible de un grupo de alumnos, sería buena". En este sentido, apunta que "cuanta más libertad hubiera para que los profesores, los centros escolares y las familias pudieran elegir este u otros métodos creo que redundaría en un mayor éxito".

Añade que "todo lo que sean esquemas muy rígidos y con poca capacidad de creatividad para los profesores hace que la educación se convierta poco a poco en una inmensa maquinaria estandarizada que intenta coger a todos los niños y ponerlos en una plantilla. El problema es qué hacemos con los niños que no entran en esa plantilla". Si viéramos el problema desde esa perspectiva, "un modelo adaptado al talento de los niños ahondaría en un menor fracaso escolar".
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (2)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.