www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

AZNAR, RAJOY, RATO

lunes 04 de junio de 2012, 12:10h
Solo José María Aznar puede dulcificar la relación entre Mariano Rajoy y Rodrigo Rato. A nadie conviene que la aspereza entre el líder del PP y el expresidente de Bankia derive en una trifulca pública con grave deterioro para la imagen internacional de España.
Está claro que Rato no está dispuesto a convertirse en chivo expiatorio de la situación. Tiene alguna responsabilidad en Bankia pero el grueso corresponde a otros. Hace bien en defenderse y evitar que le pisoteen. Rajoy no debe tomar una actitud contra él como, en su día, hizo contra Cascos, y ahí están los resultados. Se impone la negociación subterránea y la armonía aunque solo sea aparente.
El hombre bueno entre Rajoy y Rato solo puede ser Aznar. Es el único que tiene categoría y autoridad para mediar entre los dos dirigentes. Ni al Partido Popular ni a España les conviene que demos ante Europa el espectáculo de una trifulca semejante. Es imprescindible que se guarden las formas, que la sangre no llegue a Génova, que se detenga la caravana de las cartas, las declaraciones y los navajazos cachicuernos. Es posible que ni Rato ni Rajoy le pidan nada a Aznar. El que fue gran presidente del Gobierno tiene la obligación moral, en todo caso, de intervenir espontáneamente y zanjar la situación.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.