www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Sin periodismo no hay democracia

Cristobal Villalobos Salas
sábado 18 de agosto de 2012, 19:24h
A los que llevamos algún tiempo familiarizados con una de las últimas modas, Twitter, una red social en la que se pueden hacer comentarios con una limitación de ciento cuarenta caracteres, nos suena el “hastag” o etiqueta “#gratisnotrabajo”.

Se trata de una iniciativa canalizada por la Asociación de la Prensa de Madrid y surgida hace algunos meses, a instancias de los propios periodistas presentes en Twitter, tras las denuncias de muchos de ellos relativas a la multitud de ofertas de “trabajo” en las que se solicitaban periodistas para trabajar gratis o bajo un sistema de remuneración indigno y esclavista.

Así, se recopilaron y difundieron cientos de ofertas en las que las empresas se aprovechaban del gran número de periodistas y estudiantes en paro, y con necesidad de obtener experiencia y labrarse un curriculum, para conseguir de ellos trabajo gratuito o precario, a varios céntimos el artículo con algo de suerte.

Los que llevamos ya algún tiempo, a pesar de nuestra juventud, trabajando o colaborando en medios, no nos causan sorpresa este tipo de situaciones, sino que más bien son parte de nuestro día a día. “Ya era hora”, nos dijimos. Tras muchos años explotados, también durante los años en los que no había crisis y proliferaban cantidad de medios nuevos, parecía que ahora los jóvenes periodistas empezaban a alzar la voz. Pero de aquella campaña hoy sólo quedan unas cuantas anécdotas, mientras continúa acentuándose el desempleo y la precariedad laboral en el periodismo español.

Esta semana se ha celebrado el Día Mundial de la Libertad de Prensa, una loable iniciativa de la ONU con la que se reconoce la importancia que esta libertad tiene dentro de una auténtica democracia. El germen reivindicativo surgido en Twitter se ha materializado en una nueva campaña bajo el lema “Sin periodistas, no hay periodismo; sin periodismo, no hay democracia” que ha supuesto la realización de concentraciones a lo largo del país bajo el llamamiento realizado por la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE).

Sin embargo, los periodistas, tan corporativos para algunas cosas, y tan poco para las más importantes, han secundado la iniciativa de forma marginal, mientras sus medios cubrían actos por el Día Mundial de la Libertad de Prensa protagonizados por políticos de toda ralea que peroraban sobre las libertades para, renglón seguido, protagonizar ruedas de prensa en las que no aceptan preguntas o presionar a algún medio a través de la publicidad institucional. Sólo cuando los propios periodistas, en su conjunto, sean capaces de reclamar un periodismo digno y libre la sociedad volverá a tomar conciencia del papel de la prensa en democracia.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)

+
0 comentarios