www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

posible ahogamiento accidental

El cadáver del niño desaparecido en Vicálvaro no presenta signos de violencia

viernes 05 de octubre de 2012, 19:13h
El cadáver del niño de 12 años que fue hallado en una laguna del barrio madrileño de Vicálvaro, cercana al lugar donde desapareció diez días antes, no presenta signos de violencia y todos los indicios apuntan a que falleció por ahogamiento y, posiblemente, de forma accidental.
Fuentes de la investigación de la desaparición y hallazgo del niño de 12 años de Vicálvaro, encontrado muerto en una laguna del barrio, han informado a Efe de que el cadáver no presenta signos de violencia, lo que invita a pensar que falleció por ahogamiento y, posiblemente, de forma accidental. Además, han precisado que, tal y como ha revelado la autopsia, Gabriel murió el mismo día de su desaparición, el pasado 24 de septiembre cuando salió de su casa para ir a jugar a un parque muy próximo a su domicilio.

Los propios forenses han comunicado al padre del menor, Ginel Vidrascu, que su hijo falleció ese mismo día, aunque las causas exactas de la muerte se conocerán en unos días, cuando esté concluido el informe definitivo de la autopsia.

Hasta el momento la Policía mantiene abiertas todas las líneas de investigación, si bien los agentes no descartan que la muerte fuera accidental y que el niño se ahogara en la laguna, donde pudo jugar con la tabla de surf que, precisamente, se ha encontrado cerca de cadáver.

El padre del menor acudió esta mañana al Instituto Anatómico Forense acompañado de su abogado, José Carlos Bermúdez, para seguir la autopsia que se le ha estado practicando al cuerpo de su hijo. Lo único que los forenses han comunicado al padre, según ha relatado él mismo a los periodistas, es que el menor falleció el mismo día que desapareció. Su intención, ha añadido Ginel Vidrascu, es trasladar los restos de su hijo a Rumanía, aunque todavía tendrá que esperar.

El cuerpo fue hallado este jueves en torno al mediodía por un helicóptero del Cuerpo Nacional de Policía que formaba parte del dispositivo de búsqueda de Gabriel. Los agentes avistaron el cadáver de una persona en una laguna situada junto a la M-40, entre los barrios de Vicálvaro y San Blas, a la que se accede mediante un camino de tierra.

Dos buzos de la unidad subacuática de los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid entraron a nado en la laguna y rescataron el cuerpo, labores que presenció el padre. Pocas horas después, el padre confirmó que el cadáver era de su hijo y hoy, según ha relatado su abogado, también ha reconocido las zapatillas que le han mostrado en el Anatómico Forense.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios