www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

con dos goles de messi y ronaldo

El Barça mantiene ocho puntos de ventaja sobre el Madrid

domingo 07 de octubre de 2012, 21:46h
Los dos gigantes del fútbol español empataron en uno de los mejores partidos que se han visto esta temporada. Leo Messi y Cristiano Ronaldo anotaron los goles del clásico -dos cada uno- y siguen su guerra por el Balón de Oro. El partido concluyó en empate mostrando la igualdad de Madrid y Barça a estas alturas de campeonato. Con este resultado, el Barcelona se mantiene al frente de la clasificación de la Liga BBVA con ocho puntos de ventaja sobre su máximo rival. Los madrileños mostraron una cara notable que no sirvió para asaltar de nuevo el Camp Nou.
El Camp Nou se engalanó para recibir el primer clásico liguero con un traje parecido al de la era Laporta. La expresión independentista orquestada por el nacionalismo catalán quería convertir el mejor partido de fútbol del mundo en un acto más de campaña. Pero el balompie, liderado por Leo Messi y Cristiano Ronaldo, se erigió en protagonista desde que el balón echó a rodar.

Tito Vilanova salió al partido con Adriano en la posición de central y el rombo formado por Iniesta, Xavi, Cesc y Messi como ariete ofensivo. Mourinho, por su parte, eligió su once de gala, el que ganó la Liga pasada en el feudo blaugrana, con Özil -discutido antes del encuentro-, Di María y Benzema en el once inicial.

Con este guión arrancó el clásico y sobre esa hoja de ruta se disputaron los primeros minutos. Ambos equipos buscaron la posesión de balón con fiereza pero las imprecisiones se sucedían como consecuencia de la elevada intensidad en la presión.

Sin embargo, con el avance de los minutos, el Real Madrid se asentó mejor y se posicionó en el campo ahogando la salida de balón del Barça y manteniendo con mayor peligro su posesión. Özil, Xabi ALonso y Di María ejercieron de cabezas visibles para que Benzema, el propio extremo argentino y Sergio Ramos tuvieran las primeras oportunidades del choque.

El Barcelona reaccionaba con dificultad y fruto de acciones individuales de Iniesta y Messi. El manchego rozó el larguero de Casillas en lo que fue la mejor ocasión local del primer cuarto de hora de juego.

El dominio posicional madridista se plasmó en el primer gol de Ronaldo, que recibió un pase de Benzema en el área y la ajustó al poste para que Valdés no pudiera hacer nada. El Madrid dominaba con una apuesta valiente, maniataba al Barça y se ponía por delante en el marcador con todo a favor.

El Barça reaccionó con más ganas que precisión y su juego combinativo no llegaba a perforar el orden merengue. Fue un error de la zaga capitalina el desencadenante del empate y del cambio de inercia del partido. Un fallo de Pepe en el despeje dejó el balón franco a Messi en el punto de penalti. El argentino batió a Casillas y colocó la igualada de la nada tan solo ocho minutos después.

El Madrid no encajó bien el tanto catalán y perdió el dominio en la posesión aunque el Barça no consiguió elaborar ocasiones claras en lo que restaba de una primera parte en la que Benzema pudo poner tierra de por medio (0-2) pero su lanzamiento, con todo a favor, se estrelló en el poste de Valdés.

El segundo acto arrancó con la misma intensidad con la que lo hizo el primero. Presión, posesiones cortas e imprecisiones se entremezclaban con la calidad y pausa de jugadores como Özil e Iniesta. De hecho, lo más destacable de los primeros diez minutos del segundo tiempo fueron dos penaltis no señalados sobre los mencionados mediocampistas.

Entonces apareció Leo Messi para asestar un golpe muy duro al Real Madrid a balón parado. En esta ocasión no falló la atención defensiva ya que el argentino lanzó una falta directa, frontal, a la escuadra. Imparable. Dos a uno, el Barça remontaba y Messi toma ventaja en la carrera por el Balón de Oro.

Sin embargo, el partido no estaba decidido, a pesar de que el Madrid cedió terreno y pelota al Barça en la segunda mitad. Cinco minutos después del tanto de Leo, Ronaldo alargó su leyenda goleadora con su segundo gol del partido tras un pase brillante de Özil. En el primer balón que tocaba el luso tras el descanso batió a Valdés con solvencia y volvió a empatar el choque.

Dos a dos en el minuto 65 y todo por decidir. Ambos equipos llegaban cansados a la recta final del choque y esto provocó que las ocasiones no se crearan con facilidad. Messi e Iniesta trataron de ejercer de conectores para llegar a Casillas pero tan solo un remate de Montoya -sustituto del lesionado Alves-, que se estrelló en el larguero de la meta madrileña.

La primera mitad fue madridista y la segunda culé. Justo empate y ocho puntos de distancia entre ambos clubes en la Liga BBVA. El Barça concluye el clásico en la primera plaza aunque podría perderla en el Vicente Calderón. La carrera por la Liga sigue vive, la distancia entre los dos gigantes, intacta, y la lucha por el Balón de Oro se torna más interesante con la actuación de los dos astros Messi y Ronaldo en la tarde de este domingo. El fútbol brillante de ambos equipos se impuso a cualquier proclama política.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.