www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

La plaza de Granada amenazada por la futura huelga de los toreros

domingo 21 de octubre de 2012, 19:25h
Terminó la temporada en los ruedos y comienza el ruido en los despachos.

Nuevos matrimonios producto de divorcios previos entre matadores y apoderados, y toreros con sus cuadrillas y no pocos flirteos, casi siempre con algún mamporrero como globo sonda. Algunos tan procaces y tan interesados que han provocado, por ejemplo, que José María Manzanares, haya tenido que, por fin, oficializar la continuidad de su equipo. Aun así le seguirán buscando apoderado...por supuesto de los que llaman "independientes".

Ruido sindical, también. No hubo suficiente con la experiencia de Romero Leal que ahora afloran nuevos casos de "huelga torera" en plazas de toros por incumplimientos de honorarios y tributos de "empresarios", haciendo responsables de la deuda (¿de forma subsidiaria? ¿Hay ley que contemple este tan particular supuesto?) a las propiedades de la plaza: bien de titularidad pública o privada.

Al margen de la oportunidad o no de jugar con este fuego en los momentos que atravesamos y respetar el derecho a percibir lo ajustado y su reclamación oportuna, incluso a la "huelga", la gente se pregunta si antes de una solución tan drástica no sería conveniente una previa denuncia judicial (Vicente Barrera, a título particular, lo hizo en su caso) que resolviera y dictara la responsabilidad subsidiaria consiguiente, situación que no se produce y sí el atajo amenazante de no torear, sin más, en dichas plazas; entre otras cosas porque están en su derecho de trabajar o no, contratarse o no.

Otra duda que se presenta es el por qué se deja crecer la deuda según los antecedentes del tal o cual empresario cuando el reglamento les faculta para cobrar a las 12 de la mañana.

Item más: en negocio tan cerrado -todos conocen a todos- cómo los toreros (todos en Unión) no ejercitan su derecho de impugnación a las concesiones, cuando estas se producen, o avisan en su momento de los riesgos futuros, o simplemente vetan, sí, derecho de veto, la plaza nada más conocerse la adjudicación, pues aunque haya presunción de inocencia los indicios son indicios; es la misma figura "alegal" que el veto -huelga- sin soporte judicial a hechos consumados pero en su derecho de aviso de no contratarse. Medidas preventivas antes que cirugía invasiva.
Hay razones para entender la postura de los toreros por cuanto muchos empresarios morosos son insolventes (de pan y melón) pero hay otros que, al menos presumir, vomitan prepotencia de acaudalados y con patrimonio visible y tangible.

Entiende la ciudadanía común cómo las deudas del empresario repercuten en los honorarios de los subalternos, que, sea el fin que sea la liquidación -o no- del matador, es éste el que debería cubrir los mismos, más en estos tiempos en que la mayoría se han constituido en sociedades, al menos el españolito de a pie los contempla como autónomos.

La unión hace la fuerza, pero tan sólo en el toreo se contempla una "huelga" de patronos y asalariados de forma conjunta.
Caso perdido de explicar a los curiosos es que la cobertura social de los asalariados de dichos autónomos o sociedades sean satisfechas por el contratista de éstos.

Fuera a parte casos de menor cuantía (lo de Monóvar no deja de ser una corrida al año, o dos, y lo de Benidorm suena a "rentoy" del ayuntamiento -en cualquier caso son pocos festejos y menores y largo me lo fiais-) la alarma se ha encendido con la casuística de la Plaza de toros de Granada en la que están en juego no solo el prestigio de su plaza y feria sino muchos cachés, salarios, contratas e intereses no sólo de toreros, subalternos y mozos de espada.

La "bola" (¿600.000 euros?) se ha generado en dos períodos: el actual con JJ Cañas y el anterior con González de Caldas, que además fueron socios con anterioridad: Dios los cría y el viento los amontona".

¿Se veía venir? Más de uno, de dos, y de doscientos, de los hoy damnificados, seguro que sí; incluso, en voz baja, lo confiesan.
El problema está ahí. ¿Será de una vez por todas? Me temo que no. Este año ha sido asaz problemático y en los mentideros se habla de ruinas importantes, insolubles, con nombres y apellidos.

Plazas con pedigrí, en ferias con abolengo y tradición (nada de gaches) que están en curso de explotación son señaladas con el dedo acusador.
¿Sería mucho pedir a la Unión de Toreros que antes de "vetar" ( bajo fórmula de huelga, por supuesto legal, si así se solicita y se autoriza) informen a dichas administraciones y propiedades para la resolución de los contratos por inviabilidad del proyecto y evitar, al final de la ¿gestión?, una nueva oleada de deudas millonarias con derecho a veto?

De la misma manera que alguien explique como se solventaron las deudas de Romero Leal y del mismo González de Caldas para levantar el "castigo", a según que plazas, que propietarios, o - lo más relevante- según que relevo.

Al menos den una pista y que la propiedad de Granada sepa quienes son los empresarios "a la carta" de su confianza que puedan izar la prohibición.... condonando o no la deuda; que casos hubo.

Si se hizo antes ¿por qué no ahora?

Pedro J. Cáceres

Crítico taurino y Periodista

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios