www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica cultural

Isabel Ordaz sube a las tablas con [i]Lúcido[/i]

domingo 09 de diciembre de 2012, 18:42h
En el Teatro Valle Inclán se acaba de estrenar Lúcido, comedia policiaca que dirige Amalia Ochandiano, con la actriz Isabel Ordaz que interpreta al personaje de Teté una madre posesiva y apasionada. Además, la película El Capital del director de cine Costa-Gavras, retrata el despiadado mundo de la banca a través del personaje interpretado por Gad Elmaleh y Gabriel Byrne.
Siempre tiene mucho valor el que una actriz de éxito en televisión y cine, vuelva a las tablas del teatro. En el Valle-Inclán, se acaba de estrenar la comedia Lúcido que protagoniza la conocida actriz Isabel Ordaz (Madrid, 1957) que saltó a la fama con la serie de televisión Aquí no hay quien viva. En esta obra interpreta a Teté, cuya hija Lucrecia vuelve a su casa después de 15 años de ausencia. Dirigida por Amalia Ochandiano, por segunda vez, la primera vez fue en , Lúcido es una historia detectivesca escrita por Rafael Spregelburd, argentino. Teté es una mujer con secretos, tan apasionada como posesiva y que Isabel Ordaz interpreta junto a Alberto Amarilla.

En Francia, durante estos últimos 10 años, se han ido publicando una serie de novelas que retrataban la crisis económica, el malestar generado por las empresas multinacionales y el mundo de la banca. La última película del director francés de origen griego Costa-Gavras, El Capital, es una adaptación de una de estas novelas, escrita por Stéphane Osmont en 2004 pero que el director adapta a la crisis actual.

La película se centra en el ascenso de Marc Tourneil (interpretado por el actor francés de origen marroquí Gad Elmaleh conocido por sus comedias) que a lo largo del filme va subiendo los escalafones de la banca para la cual trabaja hasta llegar a ser presidente. Gabriel Byrne interpreta a uno de los accionistas contra los cuales tendrá que enfrentarse Marc que está dispuesto a todo para conseguir lo que pretende.

Sin pretender dar una solución a la crisis, El Capital ofrece una mirada bastante lúcida a la situación insostenible a la que han llegado los mercados, ansiosos de enriquecerse hasta no poder más. Costa-Gavras retrata este mundo como verdaderamente kafkiano. Muestra como el dinero pasa en cifras astronómicas desde un ordenador a otro, hasta lo que debe hacer el gobierno para recaudar más y más dinero. Pero Costa-Gavras no acusa a los banqueros y no es casual que el personaje del joven arribista sea interpretado por el simpático actor de comedias Gad Elmaleh. En esta película sí que se descubren a los personajes como verdaderas victimas de un sistema. El sistema capitalista que se ve desprovisto de ninguna moralidad.

Costa-Gavras demuestra, una vez más, ser un director comprometido y político en sus ideas. Sus otros filmes tratan de temas sociales e inquietantes como Estado de sitio (1972), Desaparecido (1982), o La caja de música (1989).
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios