www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crítica de arte

[i]Pompeya. Catástrofe bajo el Vesubio[/i]

martes 18 de diciembre de 2012, 14:39h
La erupción del Vesubio que arrasó Pompeya y Herculano en el 79 d.C ha sido recreada en el Centro de Exposiciones Arte Canal en Madrid, donde han sido reunidas 600 piezas procedentes de algunos de los museos arqueológicos de la zona devastada por el volcán hace veinte siglos. Utensilios domésticos, esculturas, frescos y los célebres moldes de yeso de los fallecidos durante la catástrofe forman parte de una exposición que podrá visitarse hasta el 5 de mayol.
Veinte siglos después de que la erupción del Vesubio arrasara Pompeya y Herculano, una exposición en Madrid, en el Centro de Exposiciones Arte Canal, recrea aquella catástrofe como un acontecimiento crucial en la historia, no sólo por la magnitud de lo acontecido, sino por albergar algunos de los testimonios mejor conservados de la vida romana del primer siglo después de Cristo.

Algo más de 600 piezas han sido reunidas en una exposición para la que se ha contado con la colaboración del Museo Arqueólogico Nacional de Nápoles, así como del Museo Arqueólogico de Nola y del Antiquarium de Boscoreale. Si bien la mayoría de ellas son originales, también las hay que son copias, aunque este dato no queda claro en las cartelas que acompañan a las obras invitando continuamente al visitante a preguntarse si está ante una pieza original o no.

Vídeos y recreaciones de las casas pompeyanas ayudan a contextualizar los acontecimientos y a conocer mejor cómo era la vida en Pompeya y, por ende, las costumbres romanas. A este propósito ayuda, y mucho, la exposición en vitrinas de utensilios como objetos de cocina, entre ellos una asombrosamente bien conservada vajilla de plata, herramientas quirúrgicas como un fórceps o un catéter, joyas como collares, anillos o brazaletes o cascos de gladiadores.



La casa de Menandro ha sido recreada en forma de maqueta para dar cuenta al visitante de su extensión, complejidad organizativa y disposición de las estancias, que incluían una casa para el administrador, zonas de vivienda o una cocina y almacén.

El vidrio, la cerámica y el bronce fueron algunos de los materiales más utilizados por los pompeyanos para dar forma a sus objetos. Precisamente en bronce fueron esculpidas algunas de las esculturas de mayor calidad reunidas en la exposición, como es el caso de El corredor, un joven de idealizada figura.

Pero si hay algo especialmente destacable de la herencia pompeyana son los frescos que quedaron perfectamente conservados bajo las cenizas durante 17 siglos – fue en el siglo XVI cuando fueron hallados los primeros vestigios de la ciudad-. Entre las pinturas sobre las paredes de las estancias de las casas de entonces se representaron escenas eróticas y mitológicas. Prueba de ello son varios frescos reunidos en la muestra, como el protagonizado por Orestes y Pilades y el dedicado a Safo, la poetisa de la isla griega de Lesbos; pieza de gran calidad y de delicada factura que recuerda a los retratos de El Fayum.


Interesa destacar también el espacio dedicado a las consecuencias de la erupción del Vesubio, que expulsó miles de toneladas de material volcánico en tan solo cuarenta y ocho horas. En esta parte de la muestra, el visitante tiene la oportunidad de contemplar un molde de yeso de uno de los fallecidos en la catástrofe, que quedaron sepultados durante siglos sobre un manto de cenizas que proporcionó a sus cuerpos una coraza después utilizada en el siglo XIX para rellenar el espacio dejado por la ceniza y los huesos y así obtener un molde imperecedero. También han sido incluidos los moldes de un perro y de un cerdo como muestra de la presencia también de animales en la ciudad, así como una hogaza de pan carbonizada, aceitunas y dátiles.

Para concluir la exposición ha sido dedicado uno de los espacios a la figura de Carlos III, responsable de sufragar las excavaciones en la zona en 1738, y a las pompeyas españolas, en referencia a los estudios relacionados con los yacimientos de Itálica, en Sevilla, y los de Segóbriga, en Cuenca, y de Mérida.

Información sobre la exposición:

Lugar: Centro de Exposiciones Arte Canal, Madrid.

Fechas: del 6 de diciembre al 5 de mayo.

Horarios: todos los días de 10:00 a 21:00 horas. Días 24 y 31 de diciembre abierto hasta las 15:00 horas. Días 25 de diciembre y 1 de enero, cerrado.

Entrada: general 6 euros / reducida 3 euros.




¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios