www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica cultural

Y el responsable fue, el caracol

domingo 13 de enero de 2013, 18:27h
Lenta Venganza, (Zut editores) o el delirio del caracol, es la última novela de Miguel Albero, una obra divertida que cuenta la historia de Noé, desde el punto de vista de un caracol y sus consecuencias en el devenir de la especie humana.
“Descubrir que el caracol, con su andar quieto y su timidez incorregible, es el responsable del estado de cosas en el que se encuentra el mundo, termina provocándole a uno el estupor reservado para las mejores ocasiones…”. Así empieza la última novela de Miguel Albero (Madrid, 1967) Lenta Venganza (Zut), una obra cuyo narrador es un hombre de 50 años, prejubilado de la agencia de noticias, a quien le acaba de abandona su mujer. ¿Nos suenan de algo esas desdichas en este comienzo del siglo XXI? Hasta que, una mañana de mayo, descubre a un personajillo de lo más interesante en la barra de un bar. Lleva una inmensa calva, su cuerpo es delgado y con aires de viejo sabio. Por supuesto, se trata de un caracol gigante que, además de detenerse y mirar a nuestro antihéroe, le soltará –como quien no quiere la cosa- que este pequeño e insignificante animal ha sido el responsable del fracaso mundial por llegar tarde al Arca de Noé. Sobre la pareja de caracoles, que no llegaron a tiempo al barco, cayó el diluvio y sobre todos nosotros, su resentimiento.

Esa es la divertida tesis con la que empieza la novela original e inteligente, con ese tono irónico y burlesco con el que Miguel Albero se expresa en sus novelas. Lenta venganza es una obra que, además de ser una verdadera fábula sobre lo absurdo de la vida, tiene una gran filosofía sobre el mundo que nos rodea y la forma de existencia que llevamos en occidente.

Como el Arcano del Colgado en las cartas del Tarot, el personaje empieza a ver la vida del revés, o bajo otra perspectiva, después de esta extraña revelación (y que se irá haciendo más concreta a medida que avanza la novela) del caracol. Cada capítulo, de Lenta venganza viene precedido de una pequeña historia de un caracol, escrita por un supuesto Gabriel Lumeo, de una obra llamada, Flor de fábulas con caracol y que guiará al personaje desde un hotel en el Caribe llamado Snail Paradise, hasta la cordillera andina.

En su trayectoria como escritor, Miguel Albero ha tocado todos los géneros literarios con verdadera maestría. Desde su primera novela, en 2004 Principiantes (Tusquets) y libro de relatos Cruces (La Discreta), hasta su segunda Ya queda menos (Zut, 2011) que obtuvo un gran éxito de crítica, también ha publicado el ensayo Enfermos del libro. Breviario personal de bibliopatías propias y ajenas (Universidad de Sevilla, 2009), y el poemario Sobre Todo Nada (Visor, 2011), con el que ganó el Premio Poesía Gil de Biedma.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.