www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Tras morir en un accidente de helicóptero

Los restos de Lino Oviedo llegan a la morgue de Asunción para ser investigados

lunes 04 de febrero de 2013, 11:04h
Los restos del general retirado y candidato presidencial paraguayo Lino Oviedo, fallecido al estrellarse su helicóptero este sábado, fueron trasladados a la morgue en Asunción, donde este lunes comenzarán a ser investigados por médicos forenses. Las autoridades apuntan a factores meteorológicos como causas del siniestro, que coincidió con la fecha en la que se cumplían 24 años de cuando acudió a detener a Alfredo Stroessner durante el golpe que acabó con su dictadura.
Los restos del candidato presidencial paraguayo Lino Oviedo, fallecido al estrellarse su helicóptero, fueron trasladados a la morgue en Asunción, donde este lunes el forense procederá a su "reconstrucción".

El forense, Pablo Lemir, consideró improbable que pueda entregar los restos mañana a la familia, que había solicitado velarlos esta misma noche. "Se han levantado todos los restos que hemos podido, que están visibles. Puede ser que haya más restos debajo del helicóptero", pero éste "no puede ser movilizado hasta que termine la pericia de accidente vial".

Oviedo, su guardaespaldas y el piloto del helicóptero fallecieron anoche al estrellarse el aparato cerca de una estancia de la provincia chaqueña de Presidente Hayes, al norte de Asunción.

El candidato a la Presidencia del partido Unace para las elecciones del próximo 21 de abril regresaba a la capital tras participar en un mitin en Concepción (centro del país).

Se presume que el mal tiempo fue la causa del accidente, aunque el Gobierno anunció que contratará expertos extranjeros para la investigación. Los restos del helicóptero y de sus tres ocupantes fueron hallados hoy, calcinados y desmembrados, por un equipo de rescate compuesto por miembros de la Fuerza Aérea y los Bomberos Voluntarios.

El partido tenía previsto instalar este lunes un velatorio en su sede, pero Lemir dijo que ya informó a la familia de que su trabajo forense requerirá tiempo.

Los familiares de Oviedo -su hija Fabiola está volando de regreso desde Alemania- recibieron en su domicilio en la ciudad de Luque, vecina de Asunción, al Gobierno en pleno. Encabezado por el presidente Federico Franco.

Franco decretó tres días de duelo por el fallecimiento del líder político y los principales partidos cancelaron sus próximos actos oficiales. Paraguay está en plena campaña para las elecciones de abril, en las que se elegirá al Gobierno sucesor de Franco, quien completa el mandato que inició en 2008 Fernando Lugo, destituido el pasado 22 de junio en un juicio político parlamentario.

Extraña coincidencia

El siniestro tuvo lugar justo la noche en que se cumplían 24 años de cuando el general retirado acudió a detener a Alfredo Stroessner durante el golpe que acabó con su dictadura.

Oviedo había participado en un mitin electoral en la ciudad de Concepción (centro) y regresaba anoche a Asunción a bordo de un helicóptero privado que se estrelló en la región del Chaco, cuyos restos fueron hallados por el equipo de rescate enviado a la zona.

Líder de la UNACE, Oviedo consiguió convertir a su partido en el tercero de la escena política paraguaya, dominada por las dos formaciones tradicionales: colorados y liberales.

Según testimonios citados por el diario ABC Color, el propio Oviedo ordenó al piloto partir anoche, pese a que éste intentó disuadirlo porque la nave no tenía instrumentación para vuelo nocturno y había un frente de tormenta.

La torre de control de Asunción perdió contacto con el helicóptero antes de la medianoche de ayer. Presumiblemente, el piloto desvió su ruta por el Chaco para evitar el frente tormentoso.

El presidente del país, Federico Franco, decretó tres días de duelo nacional y suspendió todas sus actividades oficiales, y así mismo hicieron varios partidos de la escena política paraguaya, mientras seguidores de Oviedo se congregaban frente a su casa y la sede del partido.

Oviedo era coronel del Ejército cuando, amenazándole con una pistola y una granada -según su propio relato-, obligó a Stroessner (1954-1989) a entregarse en la noche del golpe encabezado por el consuegro del dictador, el jefe del Ejército Andrés Rodríguez.

Entre 1996 y 2007, afrontó una serie de procesos judiciales como supuesto instigador de una asonada contra el presidente Juan Carlos Wasmosy (1996) y del asesinato del vicepresidente Luis María Argaña en 1999, durante el "marzo paraguayo".

Aunque pasó tiempo en la cárcel, el exilio y la clandestinidad, finalmente la Justicia lo absolvió en 2007 y, al año siguiente, quedó tercero en las elecciones presidenciales que ganó Fernando Lugo.

El general retirado volvía a intentarlo en los comicios del próximo 21 de abril, pero su fallecimiento pone sobre las cuerdas a la UNACE que ha de afrontar la pérdida de su líder para buscar un nuevo rostro para las presidenciales.