www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Polémico proyecto

El "pelotazo" inmobiliario de la SGAE deja a Boadilla sin su Palacio

"No tenemos nada en contra de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), lo que queremos es defender nuestro patrimonio histórico para uso de los vecinos y proteger los intereses municipales". Esta reivindicación, formulada por Ángel Galindo, abogado y portavoz de Alternativa por Boadilla (APB), recoge el sentir de los disidentes con el proyecto de convertir esta localidad madrileña en el feudo de la Fundación Autor, criatura de la SGAE. Un malestar que se tradujo en dos visitas a los tribunales de Justicia para frenar lo que consideran una "usurpación".

Se refieren a su particular "joya de la corona", el Palacio del Infante Don Luis, que el célebre arquitecto Ventura Rodríguez culminó en 1776. Un proyecto impulsado por el alcalde de Boadilla del Monte, Arturo González Panero, del Partido Popular, que contó con el consenso de la oposición del PSOE para salir adelante.

En julio de 2006, la corporación municipal aprobó en Pleno la concesión para la rehabilitación, conservación y mantenimiento del edificio monumental. La titularidad quedaba al 100% para la organización que preside "Teddy" Bautista y los vecinos asistían sin poder hacer nada a la entrega de su principal tesoro patrimonial a una entidad privada. "Podríamos haber creado el nuevo Aranjuez", se lamenta Ángel Galindo.

Pero el sueño de la Asociación de Amigos del Palacio de Boadilla del Monte de ver el vetusto edificio reconvertido en un espacio que, gestionado y explotado por el Ayuntamiento, canalizara la vida cultural y social de este municipio de 42.598 habitantes se disipó. "Perdemos una preciosa oportunidad de hacer algo maravilloso con este emblemático edificio", reprocha la presidenta de esta agrupación, Paloma Olmedo.

El consistorio, además, gozaba de una posición de ventaja sobre la residencia del Infante, ya que lo adquirió en 1998 por 12 millones de euros. Pero algo ocurrió para que el destino de este monumento cambiara de curso, pese a las voces más críticas con el proyecto. "PP y PSOE lo tenían todo pactado. Hubo una reunión en casa de Teddy Bautista para que los concejales del PSOE estuvieran callados", recuerda Galindo, de APB.

Tanto Olmedo como Galindo aseguran que las pretensiones de la SGAE para con el Palacio del Infante don Luis cruzaron la línea de lo legal, y que el diseño presentado por sus arquitectos desafiaba su condición de Bien de Interés Cultural, con las limitaciones técnicas que ello conlleva. Así, el plan inicial contemplaba, detalla Galindo, una residencia de estudiantes y un archivo-biblioteca que se pretendía construir bajo tierra. Sin tener en cuenta que, en construcciones de este tipo, protegidas por Patrimonio Nacional, no está permitido ampliar el volumen ni modificar la estructura, y su uso se restringe a rehabilitación y mantenimiento.

Oficinas faraónicas para "Teddy"
"Esto van a ser las oficinas de "Teddy" Bautista", acusa el portavoz de Alternativa, recordando que el presidente de la SGAE posee una “mansión” en Las Lomas, una de las urbanizaciones más selectas de este tradicional dominio del Partido Popular. La inversión que la sociedad de gestión de derechos de autor, organización sin ánimo de lucro, ha comprometido es de 30 millones de euros, del que sólo el 30% se destina a trabajo de rehabilitación.

Según los portavoces del PP en Boadilla, el comienzo de las obras se producirá en cuestión de meses, toda vez que la Dirección General de Patrimonio, que ya rechazó un proyecto inicial, apruebe las modificaciones requeridas para llevar a cabo la ambiciosa empresa. Un plan que, en cuanto dé el visto bueno Patrimonio, será una realidad. Si el Ayuntamiento quisiera recuperar la titularidad del Palacio, tendría que abonar más de 30 millones a la sociedad adjudicataria, la Fundación Autor de la SGAE, algo que no parece probable.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.