www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

ROBADA JUNTO A OTRAS 866 PIEZAS

La Policía recupera una moneda romana única en el mundo

miércoles 27 de febrero de 2013, 15:05h
La Policía Nacional ha recuperado una moneda única romana que fue robada junto a otras 866 en abril de 2012 del domicilio de un coleccionista madrileño.
Agentes de la Policía Nacional han recuperado una moneda romana única en el mundo que había sido robada junto a otras 866 monedas íbero-romanas imperiales de los siglos I a.C. a I d.C., además de diversas joyas, en abril de 2012, mediante un butrón del domicilio de un coleccionista madrileño.

El Inspector Jefe de la Brigada de Patrimonio Histórico, Antonio Tenorio, grupo que ha llevado a cabo la investigación, ha explicado que la pieza única, que posee un "incalculable valor histórico", fue adquirida por el coleccionista en una sala de subastas en Nueva York, por 30.000 euros, en el año 2002, "precio que se ha podido doblar", según ha indicado.

Tenorio ha apuntado que la investigación -efectuada por agentes del Grupo I de la Brigada de Patrimonio Histórico adscrita a la UDEV Central de la Comisaría General de Policía Judicial; por el Grupo de Patrimonio Histórico de la Brigada Provincial Judicial de Barcelona; y por el Grupo XI de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Madrid- se inició a raíz de una denuncia en la que se relataba que "un coleccionista privado había sido víctima de un robo acaecido en su domicilio céntrico de Madrid".

Así, Tenorio ha expuesto que "tras comprobar como habían acontecido los hechos se constató que la entrada se había efectuado por procedimiento de butrón". "Habían accedido al domicilio desde un tragaluz de la azotea que lleva a un techo de falsa escayola por donde accedieron, y una vez dentro forzaron una caja de seguridad y unos armarios y el autor o autores de los hechos se apoderaron de esta importante colección de monedas junto a relojes Rolex de oro, relojes de señora con diamantes y diversas joyas", ha precisado.

Además, ha señalado que los agentes practicaron una "inspección ocular" que revela por dónde entraron y salieron pero que no aportó indicios que permitieran identificar al autor o autores de los hechos.

El Inspector Jefe de la Brigada ha destacado que la detención del 'receptor' de las monedas -un joyero- se produjo el pasado 11 de diciembre tras efectuar la difusión de imágenes de estas piezas entre coleccionistas y establecimientos del ramo, a través de la Asociación Nacional de Anticuarios y gracias a la incorporación y distribución de las mismas mediante la base de datos 'Dulcinea' de la Policía Nacional.

En este sentido, ha expuesto que localizaron 204 monedas de las 867 sustraídas, el pasado 5 de diciembre, en una sala de subastas de Barcelona dedicada al tema numismático, "a la que había acudido con la intención de venderlas". Asimismo, ha detallado que una vez identificada la persona que trasladó las piezas a la sala de subastas, los agentes descubrieron que poseía establecimientos de compra-venta de oro y procedieron a su investigación y detención. "En uno de los establecimientos inspeccionados en Madrid, el propio receptor hace entrega de las piezas que faltaban de la colección", ha agregado Tenorio.

Así, ha declarado que los agentes recuperaron todas las monedas, pero todavía continúan las investigaciones para dar con el autor o autores del robo. En cuanto a las joyas también sustraídas del domicilio del coleccionista, ha indicado que "no se han recuperado" y cree que "tratándose de joyas, lo más probable es que terminen en una fundición".

Por último, ha asegurado que las piezas se devolverán a su dueño, que actualmente se encuentra fuera de Madrid, cuando cuenten con autorización judicial.

El periplo de una moneda única
Entre los años 29 y 19 antes de Cristo tuvieron lugar las guerras de astures y cántabros contra el Imperio romano. Para conmemorarlas, se acuñaron monedas con la efigie del emperador Augusto. Una de esas piezas, única, fue a parar a Nueva York, luego a Madrid, después a un receptador y ahora a la Policía.

La moneda era la pieza más preciada de la colección de monedas robadas al empresario madrileño, ya jubilado, y que guardaba en su casa junto otras 866 que, en conjunto, tienen un valor de 600.000 euros, según la estimación que su propietario hizo a la Policía cuando denunció su sustracción.

Con negocios de importación y exportación, este coleccionista, adquirió en 2002 en Nueva York la moneda conmemorativa de las guerras cántabras por 30.000 euros y la incorporó al resto. No era un coleccionista "compulsivo" y su intención era incluirlas en un catálogo para su estudio y contribuir así a enriquecer el patrimonio cultural.

Gracias a que el dueño tenía las monedas clasificadas en un CD, la Policía pudo llevar a cabo una labor de difusión nacional e internacional para intentar recuperar el botín.

El propietario de la colección ha dado autorización para que la Policía exponga las monedas a los medios de comunicación gráficos, pero cuando vuelva de su viaje podrá llevarse las piezas a su casa.

Su colección forma parte ya de las estadísticas policiales. Con su recuperación, son ya las 32 operaciones que la Brigada de Patrimonio ha llevado a cabo desde primeros de 2012 y hasta ahora, con un balance de 42 detenidos.

Esta moneda única ya puede codearse con otras joyas recuperadas por la Policía en este tiempo, con nada más y nada menos que el Códice Calixtino o una tabla flamenca del siglo XV.