www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

El país lleva 87 meses sin presentar su informe anual

El FMI pendiente de la "salud" de la economía de Venezuela

martes 05 de marzo de 2013, 11:34h
Este lunes el Fondo Monetario Internacional, sostuvo una reunión informativa para analizar la situación de Venezuela, país que lleva 87 meses sin presentar un informe de su economía a la entidad financiera. Una situación que preocupa aún más a raíz del empeoramiento del estado de salud del presidente Hugo Chávez.
El Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) celebró "una sesión informativa de carácter informal" sobre Venezuela, que lleva desde 2005 sin colaborar en la elaboración del informe del organismo bajo el llamado artículo IV sobre el estado de su economía.

El artículo IV es como se conoce formalmente a las revisiones anuales de la economía de cada país que realiza el Fondo y que luego comparte con el resto de países miembros.

El personal técnico del Fondo realizó ante el Directorio Ejecutivo una presentación sobre la evolución económica en Venezuela, que se da poco después de que el Gobierno de Caracas decidiera devaluar el bolívar.

El FMI recordó que Venezuela "se ha demorado 87 meses" en colaborar en las consultas del artículo IV del organismo, que sirven para evaluar la marcha de las economías de los países miembros.

Una vez cada 12 meses, el FMI celebra estas sesiones informales, "a partir de la información disponible", sobre los países que llevan más de 18 meses sin proveer información al Fondo, entre los que se encuentran Argentina, Ecuador, Somalia y Madagascar.

Venezuela es el país que más tiempo lleva retrasando la publicación de sus informes del artículo IV, solo superado por Somalia, que no realiza estas consultas debido a la situación de seguridad en el país.

En el caso de Venezuela el problema es la ausencia de misiones del Fondo por los desacuerdos con el Gobierno de Hugo Chávez, que sigue ausente de la vida política por su convalecencia tras complicaciones en una operación quirúrgica por el cáncer que padece.

El pasado febrero, el FMI valoró positivamente la devaluación decretada por el Gobierno de Venezuela del bolívar, la moneda nacional, y animó a ese país a continuar eliminando las distorsiones en el sistema de divisas.

"Esperamos que las autoridades tomen más medidas para reducir la vulnerabilidad económica y mejorar el clima de negocios, y para alcanzar un crecimiento económico y del empleo sostenidos", indicó el Fondo.

La economía venezolana en jaque

La enfermedad del presidente venezolano ha puesto en jaque no sólo al país suramericano, sino a la economía de la nación petrolera, la cual no sólo depende de la salud del mandatario, que ha sufrido complicaciones en los últimos días por una nueva infección respiratoria; también está supeditada a su sucesor en caso de que el jefe de Estado se vea imposibilitado a mantenerse en el cargo.

El Ejecutivo a cargo de su vicepresidente, Nicolás Maduro, aprobó en enero una devaluación del 46% de la moneda para reducir la brecha fiscal de uno de los países con mayor gasto en la región. Una medida impopular que encabezaría una lista de iniciativas, que pondrían en una situación comprometida a un Gobierno cuyo líder lleva fuera de los focos casi tres meses.

Más temprano que tarde el Ejecutivo de Caracas deberá tomar decisiones difíciles para equilibrar la deficitaria economía nacional como el aumento del IVA, la gasolina, la luz e incluso una nueva devaluación.

Todo ello sumado a las millonarias deudas que Chávez ha contraído con China o Rusia, en donde la moneda de pago son una millonaria cuota de crudo aún por producir, y a los generosos subsidios petroleros asignados a aliados como Cuba, Nicaragua o Bolivia, y a organizaciones hemisféricas como la Alianza Bolivariana o Petrocaribe. La misma que ha generado la dependencia de estos países latinoamericanos hacia Venezuela y su convaleciente líder.