www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica económica

La tecnología española triunfa en plena crisis

miércoles 06 de marzo de 2013, 21:28h
Los beneficios de las empresas caen a plomo. Muchas tienen que tirar de su capital para salir adelante y hacer ahorros de costes, si es que quieren seguir manteniéndose en el mercado. Hay sectores, como el de la construcción, la promoción inmobiliaria, o el periodismo, que viven situaciones de auténtica catástrofe.

En vivo contraste con todo ello, el sector más tecnológico de España vive momentos de desahogo, e incluso de recuperación. Un informe elaborado por el Instituto Nacional de Estadística muestra que en el año 2011 el volumen de negocio de las empresas de tecnología alta y media-alta fue de 154.705 millones de euros, lo que supone un aumento del 1,5 por ciento sobre el año pasado. El sector generó un valor añadido de 34.627 millones de euros.

Cae la facturación de los productos de alta tecnología, como son los farmacéuticos (-3,9 por ciento hasta los 14.282 millones de euros) y los productos informáticos (-30,3 por ciento, hasta los 4.178 millones). El pequeño salto, del 6,8 por ciento, de la construcción aeronáutica y espacial no puede compensarlo, y todo el sector de alta tecnología cae un 8,2 por ciento hasta los 23.317 millones de euros.

Pero esta tendencia negativa sí que ha sido más que compensada por el auge de los sectores manufactureros de tecnología media-alta, que crecieron un 3,5 por ciento hasta los 131.388 millones de euros. Los dos grandes sectores son la industria química y la fabricación de material y equipo eléctrico y de vehículos a motor. Por lo que se refiere al primer sector, su cifra de negocio creció un 8,9 por ciento hasta los 38.188 millones de euros, y el segundo (que comprende la potente industria de fabricación de coches), creció un 2,6 por ciento hasta los 87.635 millones de euros.

En estos sectores punteros, sólo el 28,8 por ciento de los 1.202.300 empleados eran mujeres. Y su distribución regional no está igualmente repartida, como cabe esperar. El 12,5 por ciento de los empleos de estas empresas se mantienen en el País Vasco, y el 11,5 en Navarra. Luego hay tres regiones con un peso en el empleo tecnológico muy parejo: Aragón (10,0 por ciento del total), Madrid (9,9 por ciento) y Cataluña (9,8). Cantabria (6,8 por ciento) y La Rioja (5,9), tienen un peso considerable a pesar del tamaño de sus economías. Andalucía sólo acoge al 3,2 por ciento de los empleos tecnológicos.

Ahora, si sólo hablamos de alta tecnología, el mapa que nos encontramos es muy distinto. El 13,5 por ciento de los empleados de sectores manufactureros y el 36,3 por ciento de los empleados de servicios de alta tecnología residen en Madrid. En Cataluña es el 29,5 por ciento de los primeros (manufacturero) y el 19,5 por ciento de los segundos (servicios). La otra región de referencia es el País Vasco, con unas cifras del 12,5 por ciento (manufacturero), y del 5,8 (servicios).

Curiosamente, hay un recientes informe de Natixis que hacen referencia a esta cuestión. Lógicamente, utiliza datos más recientes. Y afirma que “España (…) está intentando reindustrializarse desde una situación en la que la industria se había contraído significativamente”. El recurso de nuestro país es “unos bajos costes laborales en la industria”, y “la mejora en la productividad”.

Con todo, las señales que da nuestra industria son “mixtas”, como dice Natixis: “Es cierto que las exportaciones están subiendo” y que “las empresas extranjeras están invirtiendo en España”. Pero hay otros elementos, como el empleo manufacturero, que van hacia abajo. También están cayendo “rápidamente” la inversión productiva y la capacidad de producción industrial.

Todo ello ofrece un panorama mixto, pero que en conjunto muestra un buen momento del sector tecnológico español, de la mano de la ganancia en la competitividad de la economía española.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios