www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

PRIMER ESCRUTINIO, Este MARTES POR LA TARDE

Los cardenales se reúnen por última vez antes del esperado cónclave

lunes 11 de marzo de 2013, 10:07h
El cónclave se celebra sin que destaque un candidato fuerte, aunque todas las miradas están puestas en purpurados de iglesias dinámicas y jóvenes, como la africana y la latinoamericana, y muchos aseguran que el futuro papa no será italiano por el lastre del escándalo 'Vatileaks'.
Los cardenales se reúnen este lunes en la última Congregación General previa al Cónclave, porque aún hay cardenales en la lista para intervenir, según ha indicado el portavoz vaticano, el padre Federico Lombardi. Hasta ahora se han realizado 133 intervenciones y es previsible que el total de intervenciones alcancen las 150 en todas las congregaciones celebradas, pero Lombardi ha señalado que los últimos días algunos cardenales han vuelto a tomar la palabra.

Después de siete días de reuniones previas, el martes 12 de marzo comenzara el Cónclave. Así, se llevará a cabo la meditación con el cardenal Prosper Grech, y después, se realizaría un eventual primer escrutinio. El Padre Lombardi ha especificado sobre la duración del Cónclave, que no puede prever cuánto durará, aunque podría desarrollarse con rapidez, ya que una duración larga daría a entender que la votación está bloqueada y que no es posible el consenso.

En todo caso, según el número 74 de la constitución, en caso de prolongarse los escrutinios, si después de tres días no se ha alcanzado la mayoría, se procederá a un día de pausa para la reflexión y la oración y habrá otros tres días con siete votaciones y así sucesivamente hasta el decimoprimer día, que se llegaría a votar sólo entre los dos candidatos que han tenido más votos, hasta alcanzar un mínimo de 77 votos como está previsto las dos terceras partes.

Programa del martes
El martes 12 de marzo, a las 16.30 se realizará la procesión de la capilla paulina a la Capilla Sixtina de los cardenales electores y a las 16.45 pronunciarán sus juramentos. Posteriormente se cerrará la puerta 'extraomnes'. Los cardenales electores se trasladarán a la casa Santa Marta el martes a partir de las 7.00 hora, antes de la antes de la Misa Pro Eligendo Pontifice, que será a las 10.00 horas en la Basílica de San Pedro, concelebrada por todos los cardenales y presidida por el decano del colegio cardenalicio, el cardenal Angelo Sodano.

Asimismo, el portavoz vaticano ha indicado que el lunes por la tarde, a las 17.30, se llevará a cabo el juramento del personal conclavista, el personal que ayuda a los cardenales durante el Cónclave en la capilla paulina. A partir de los próximos días el horario de los cardenales será el siguiente: 6.30-7.30, desayuno; 7.45, traslado al palacio apostólico; 8.15, concelebración de la Misa en la Capilla Paulina como cada mañana; 9.30, en la Capilla Sixtina rezan media hora y llevan a cabo las votaciones de la mañana, hasta que a las 12.30 regresan a Santa Marta; a las 16.00, se trasladan nuevamente a la Capilla Sixtina; a las 17.50, concluyen las votaciones de la tarde; y a las 19.15, el rezo de las vísperas.

Fumata blanca o negra
Sobre el "humo" que indica la elección del nuevo pontífice, Lombardi ha explicado que se realiza después de quemar las papeletas de las votaciones, no de cada una, sino al final de la mañana y al final de la tarde. En esta línea, si no hay elección, los horarios que se esperan el humo negro es entorno a las 12.00 horas al final de la mañana y en torno las 19.00 al final de las dos votaciones de la tarde. Pero si hay elección positiva, en la primera votación, el humo blanco podrá esperarse en torno las 10.30-11.00 de la mañana y en torno 17.30-18.00 por la tarde.

Asimismo, Lombardi ha indicado que cuando la elección se lleve a cabo las campanas de la Basílica de San Pedro sonarán. Desde la aparición de la fumata blanca hasta el anuncio de la elección pasarán alrededor de 40 minutos, porque se llevan a cabo el rito de la aceptación de parte del nuevo Papa, el cambio de los ornamentos, así como también el rito de obediencia por parte de los cardenales presentes en la Capilla Sixtina.