www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

¡Igual que aquí! Huhne, primer exministro británico encarcelado desde 1999

José Eugenio Soriano García
x
josesorianoelimparciales/11/11/23
miércoles 13 de marzo de 2013, 20:20h
Por mentir diciendo que no conducía el sino su mujer, saltándose una prohibición de conducir a 80 kms / hora al ir a 111 kms /hora, en un expediente administrativo sancionado con una multa, va a ir ocho meses a la cárcel el ex ministro británico. Y por supuesto perdió su carrera política.
Para más inri, su propia mujer ha sido encontrada culpable de mentir y también sancionada, asunto en que “Alguacil alguacilado” le imponen sanción por haber sido ella misma la que denunció al marido quien abandonó el lecho marital para unirse con nueva amiga, lo que al provocar las iras de la primera mujer le llevó a la denuncia. Por cierto los hechos eran del año 2003, o sea, que en caso de perjurio y obstrucción a la justicia, ¡nada de prescripción de los delitos!

Para nuestros progresistas de todos los partidos, únicos en el descaro político, seguro que esta actitud es considerada, como poco, conservadora, histérica y también histriónica. ¡Hombre, por una multa y una infidelidad no vamos a acabar todos en la cárcel! Lo que hay que decir aquí es que, a diferencia de España y sus Autonomías, en Reino Unido tienen la mala manía de cumplir con las Leyes porque se han tomado en serio, desde hace siglos, que la Democracia va unida al Estado de Derecho. Y aquí no. Aquí cuenta solo la denominada Democracia, esto es, una Partitocracia en la que como Agencias de Colocación los Partidos Políticos, más exactamente sus cúpulas, invaden absolutamente todos los rincones, espacios y ámbitos de la vida ciudadana, a empezar por el Poder Judicial, sin pudor ni límites. Y lo hacen para vivir bien, muy bien, por encima de la crisis, burlándose de quienes la padecen al continuar incólumes en sus bien remunerados puestos, absolutamente inmerecidos en muchos casos. Ahí está el ejemplo, uno entre decenas, de las Cajas de Ahorros o los Consejos Consultivos. Cierto que en algunas de ellas / ellos, hay personas de calidad (suele coincidir con los primeros nombramientos, perpetuados algunos), pero luego, tras años, los partidos políticos han decidido en muchas ocasiones romper y perturbar el sentido de tales entidades e instituciones y colocar sencillamente a su gente, aunque sean personas sin ninguna preparación ni calidad, lejanas a la excelencia y desde luego sin acompañamiento de otra virtud que la obediencia al poder del jefe. Y como la Justicia en estas cosas apenas se mete (ningún Juez Contencioso en este país se atrevería a decir que un licenciadito en derecho recién acabada la carrera no es un “jurista de reconocido prestigio”, pues todos adentro, a colocarse y a dar ejemplo a la sociedad de que no es el trabajo duro, el sacrificio, el riesgo, el trabajo, la excelencia, la experiencia… lo que cuenta, sino la obediencia al jefe, combinada con la suprema sumisión al Jefe Supremo. Esto es todo.

Recomiendo vivamente el último libro de Antonio Muñoz Molina, donde el lector aprenderá en “ Todo lo que era sólido” que resulta que el Derecho Administrativo bien cumplido es lo más revolucionario que existe, porque acabaría con toda esta extraña situación y volveríamos al mérito y la capacidad, reglas únicas propias del Estado de Derecho.

Vuelta al Derecho. Los humanos somos como somos, pero los ingleses, que no se fían de ellos mismos, inventaron el juego limpio, el cual, sencillamente, está basado en reglas. Reglas que siempre se aplican y que parten de algo muy sencillo: cúmplelas, porque si no, quien la hace, la paga.

José Eugenio Soriano García

Catedrático de Derecho Administrativo

JOSÉ EUGENIO SORIANO GARCÍA. Catedrático de Derecho Administrativo. Ex Vocal del Tribunal de Defensa de la Competencia. Autor de libros jurídicos.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios