www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Elecciones 14 de abril

Venezuela, aún de luto, se adentra en una dura campaña electoral

lunes 18 de marzo de 2013, 12:37h
Tras la muerte del presidente Hugo Chávez el 5 de marzo, seis meses después de su tercera reelección consecutiva, Venezuela se adentra en una campaña electoral express para elegir este 14 de abril al hombre que le sucederá al fallecido jefe de Estado; un cargo que buscará heredar Nicolás Maduro, en calidad de delfín del líder suramericano; contra una oposición que intentará recuperar espacios políticos, nuevamente de la mano de Henrique Capriles.
Este 14 de marzo Venezuela comenzó su cuenta atrás para unas frenéticas elecciones relámpago, marcadas por las tensiones políticas y el luto nacional, dejado por la muerte del presidente Hugo Chávez el pasado 5 marzo, a seis meses de haber sido reelecto para un tercer mandato consecutivo.

Tanto el oficialismo al frente del presidente encargado Nicolás Maduro, como la oposición de la mano del gobernador del Estado Miranda, Henrique Capriles, tratarán de convencer a 19 millones de electores para hacerse con el poder. “Estamos ante una campaña electoral muy complicada y desigual, marcada por el duelo”, afirma el periodista y analista venezolano Max Römer.

Maduro, en función de ser ungido por Chávez y su ‘hijo’ político, se va a dar a la tarea de mantener vivo al presidente, a través de la apropiación de los símbolos como el chandal o la bandera, y el enaltecimiento de la figura del mandatario a nivel de profeta o semidiós. Por eso la base de la campaña oficialista va a ser la lástima por la pérdida de su líder, pero bajo la premisa de mantener intacto el programa de gobierno porque ‘la lucha continúa”.

Mientras el chavismo busca mantenerse invicto en las urnas sin su carismático mentor, la oposición, trata de reivindicarse luego de sufrir dos derrotas electorales consecutivas. Capriles se adentra al desafío de volver a conquistar a más de 6 millones de votantes ante un chavismo que se moverá sobre el escenario de la lealtad hacia el presidente fallecido, con la hucha vacía y las emociones como primer reclamo electoral.

PIE DE FOTO


“La estrategia de la oposición es subrayar que la contienda no es contra Chávez si no de Capriles contra Maduro, por lo que va a ser una pelea de ‘tú’ a ‘tú”, explica Römer, que sostiene que el candidato de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) tiene que hacer énfasis en los 100 días de Ejecutivo “madurista”.

“Los primeros 100 días de un Gobierno son la brújula que nos indica cómo va a ser el resto del período, y los de Maduro han sido nefastos, marcados por la gestión de la enfermedad del presidente Chávez, la agudización de los índices de violencia y la devaluación de la moneda en un 46% que ha empobrecido más a un país que sufre una inflación del 20% ”, añade.

“La Mesa de la Unidad Democrática cerrará filas entorno a su candidato y se dedicará a demostrar todos los fallos de Maduro, diferenciando al líder bolivariano de su ‘delfín’. La oposición hará hincapié en que ‘Maduro no es Chávez’, pese a utilizar el mismo lenguaje populista, porque el ‘hijo’ no tiene ni por asomo el carisma del mentor, y mucho menos idas propias que enriquezcan su legado”.

Asimismo, Römer sostiene que a diferencia del 7 de octubre, la oposición debe establecer un vínculo con los electores. “En la pasada campaña Capriles manejó un lenguaje racional en donde enumeraba todos los problemas que sufre el país; mientras que Chávez se dedicó promover la empatía y el acercamiento con la ciudadanía. El reto de la oposición de cara al 14 de abril es mantenerse en esa línea de demostrar la realidad nacional pero llevándola a un ámbito emocional para que el pueblo pueda identificarse con ella”.

Por su parte el portavoz de la MUD en Madrid, Luís Eduardo Manresa, coincide en que el país se encuentra ante la campaña electoral más dura de su historia. “Nuestro problema no es el presidente Chávez, es el país que lleva 14 años bajo un estado de ‘desgobierno’ que lo ha dividido socialmente y quebrado económicamente”.

PIE DE FOTO


Sin embargo, Manresa destaca la voluntad de la oposición para mantenerse firme en una batalla electoral atípica, en donde la población no dispone de tiempo para asimilar la muerte del presidente venezolano.

“Estamos ante una situación muy dura, tanto por el fallecimiento del jefe de Estado, seis meses después de su reelección, como las actuaciones del Gobierno en los últimos meses de su convalecencia, en los que se saltó deliberadamente el hilo constitucional, porque Maduro a punta de mentiras y con la complicidad del Tribunal Supremo y la Asamblea Nacional, se autoproclamó presidente; tal como lo hizo José Carmona durante el golpe del 11 de abril. Así que la MUD asume estas elecciones del 14 de abril como una segunda oportunidad para rehabilitar la democracia venezolana”.

El portavoz de la Unidad, sabe que Henrique Capriles no lo tendrá fácil de ganar los comicios, sobre todo tras la derrota en las regionales del 16 de diciembre, en donde 23 de las 27 gobernaciones del país recayeron en manos del chavismo.

“Capriles somos todos. El proyecto de gobierno de la Unidad es un proyecto en donde tiene cabida todos los actores políticos del país, sin exclusión ni discriminación. En octubre quedó demostrado que el 43% de los venezolanos aspiran al cambio, por lo que seguiremos sumando voluntades para tomar de la mano a Capriles y sacar a Venezuela adelante”.

En este sentido, Manresa apunta en la misma dirección que muchos analistas políticos sobre una eventual “peronización” del chavismo.

“Chávez forma parte de la historia venezolana, por lo que el chavismo como corriente va a permanecer por un largo tiempo. Tal como ocurrió en Argentina, ha habido períodos que el peronismo perdía elecciones y ello no supuso su extinción, todo lo contrario, la pluralidad de pensamientos enriquecen el debate nacional”.

Elecciones express

A medida que Carpiles y Maduro se adentran en una tensa campaña electoral, supeditada por la figura de Chávez y las acusaciones del Gobierno en torno a una supuesta conspiración de la CIA para asesinar al líder opositor; tanto el Consejo Nacional (CNE), como sendos equipos de campaña, comienzan su puesta a punto para el 14 de abril.

“Por el poco tiempo que disponemos para preparar las elecciones, el CNE va utilizar el mismo registro electoral que en los comicios del 7 de octubre. Así que los que no están inscritos antes de ese período electoral no podrán votar este mes de abril. También se mantendrá intacto los testigos de mesa y el voluntariado”, aclara, Luís Alberto Rodríguez, coordinador electoral en Madrid del comando de campaña de Henrique Capriles.

Rodríguez destaca que se espera que los 7.653 venezolanos que votaron hace seis meses, vuelvan a acercarse con el mismo espíritu democrático a la Secretaría General Iberoamericana, aunque destaca que el reto para sendos candidatos es conservar y superar el número de votos a escala nacional, ante las nubes de abstención que amenazan el panorama electoral, por el fallecimiento de Chávez, las decepciones de la oposición y la desconfianza que despierta en la ciudadanía un CNE parcializado con el Gobierno.

“Las papeletas decisivas son las que se cuentan en Venezuela, por lo que nuestra tarea como Comando Simón Bolívar, no es sólo repetir el poder de convocatoria en el exterior, sino ser más activos dentro de la campaña e instar a familiares, amigos, vecinos y conocidos a acudir masivamente a las urnas, vivir en el extranjero no es excusa para desvincularse de la responsabilidad que tenemos con el país”.