www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Crónica política

Al PP se le acosa, “¿y por qué a los de los ERE no?”

domingo 24 de marzo de 2013, 21:47h
El PP está irritado, y no le falta razón, según los analistas políticos consultados por este diario por la campaña de acoso que algunos de sus dirigentes están sufriendo por parte de jóvenes pertenecientes a plataformas contrarias a los desahucios y ha acusado al PSOE de estar detrás de esta campaña.

La secretaria general de los populares, María Dolores de Cospedal, ha asegurado este domingo durante el XI Congreso de Nuevas Generaciones de Toledo que “he oído estos días a algunos representantes del PSOE y también de otros partidos políticos incitar a los jóvenes a actuaciones que no son desde mi punto de vista las mejores para ellos”. En este sentido, ha destacado que “aquellos que irresponsablemente están incitando a la violencia a nuestros jóvenes están cometiendo un grave acto de irresponsabilidad para con los jóvenes, porque lo único que les van a generar es frustración”.

Cospedal ha exigido a quienes “están tratando todos los días de inculcar violencia y agresividad a los jóvenes que les enseñen la capacidad de pensar por ellos mismos, de decidir y expresarse libremente, pero no incitarles a la violencia”.

Diferentes dirigentes del PP han denunciado en los últimos días actos de acoso ante sus domicilios por parte de jóvenes pertenecientes a movimientos sociales y plataformas anti desahucios, que consideran ponen en peligro la seguridad de sus propias familias. El vicesecretario de Estudios y Programas popular, Esteban González Pons, llegó a presentar una denuncia el pasado jueves ante la Comisaría de la Policía Nacional en el Congreso de los Diputados por una concentración de este tipo que se produjo ante su domicilio de Valencia.

La propia vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, recordó en la rueda de Prensa posterior al Consejo de Ministros del pasado libre que existe el derecho de manifestación, pero siempre dentro de los cauces legales y sin poner en riesgo la seguridad de los familiares de los políticos.

Analistas políticos consultados por este diario subrayan que el PP teme que estos incipientes movimientos puedan irse agravándose con el paso del tiempo, en un asunto que ya no sólo afecta a sus dirigentes sino a personas que no tienen nada que ver con cuestiones políticas, como son sus padres, sus esposas o esposos o sus hijos. Y el PP, tras los antecedentes del 11-M y las movilizaciones ocurridas en los últimos meses ante sus sedes, organizadas supuestamente por el PSOE, como ha denunciado en numerosas ocasiones, no descarta que los socialistas incidan en esta línea para crear mayor crispación social, por una parte como “fórmula para distraer la atención de su fracaso en la oposición, y por otra para intentar desviar la atención de los graves problemas internos que sufre el partido liderado por el momento por Alfredo Pérez Rubalcaba.
Las mismas fuentes populares destacan que “a otros, los socialistas, Izquierda Unida, los sindicatos, se les permite todo, porque todavía no se ha visto ningún caso de acoso personal a dirigentes de estas formaciones políticas y sociales por el escándalo de los ERE en Andalucía. Llevarse el dinero de los parados para determinados negocios o aprovecharse de estos expedientes por parte de los sindicatos, como expuso la juez Mercedes Alaya, para incrementar el negocio, no parece que tengan contestación social”. “Ay si el PP se hubiera aprovechado de los ERE para financiarse, la que se habría liado, aunque claro, en este caso están por medio el PSOE, su socio en la Junta de Andalucía, IU y UGT y Comisiones Obreras”, subrayan fuentes de este partido.

En este caso de los ERE andaluces fraudulentos, Alaya, en su auto por el que envió a prisión a los directivos de Vitalia Eduardo Pascual y María Vaque, asegura que UGT y CCOO cobraron comisiones “aunque no hubiesen efectuado trabajo alguno porque su aportación era la información privilegiada que facilitan a la mediadora (Viatlia) sobre empresas en crisis que pudieran derivar en la suscripción de una póliza”. En esta línea, acusa a los citados sindicatos de justificar el cobro de cada póliza de "de forma tan peregrina como la toma de datos, que poco interés podía tener para la consultora pues luego debía repetirse por su carácter parcial e incompleto".

“Muy bonito”, señalan los analistas políticos consultados. “Los sindicatos, los supuestos defensores de los trabajadores, aprovechándose de su situación y de su conocimiento sobre la situación de las empresas para sacar tajada de los ERE que afectaban a sus propios afiliados. En definitiva, el mundo al revés, y lo que no quieren ver estas organizaciones es que están igual de desacreditadas o más que los partidos políticos entre la ciudadanía”.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

+
0 comentarios