www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

Maduro ¿madurará?

lunes 15 de abril de 2013, 10:09h
Que conste que Chávez no es El Cid ni Maduro es Chávez.

Hemos visto este 14 de abril de 2013 las elecciones venezolanas que no hubiera querido enfrentar el chavismo, tal y como se negó a que Chávez cediera el poder imposibilitado en fase terminal e impedido de reasumirlo desde una cama de hospital en La Habana. Fueron ganadas apretadamente por Nicolás Maduro, nombrado sucesor por dedazo de Chávez, antes que ser designado por el voto popular. Ha sido una victoria pírrica y ya cuestionada.

Ya las elecciones de octubre de 2012 habían mostrado el despliegue de pobredumbre y atropello del chavismo contra su opositor Capriles (criminalizado de entrada, solo por serlo). Hemos visto otra vez un triste espectáculo repetido en una figura por demás grotesca: Nicolás Maduro. “In-maduro”, como bien se ha ganado el preciso mote entre opositores, hizo alarde de recursos públicos e histriónicos que ponen a dudar de sus capacidades, incluso mentales. Más pronto que tarde propios y extraños verificaremos de qué madera está hecho Maduro.

Metido a difamar a su contrincante mientras echaba mano de artimañas y ejecutaba ridículas bufonadas en el nombre de Chávez, que mucho dan qué pensar sobre su estabilidad emocional –cosa no menor y si muy grave si pretende ser un jefe de estado– asistimos a una campaña como pocas, que cada día nos ponía expectantes sobre la nueva anécdota de ilusionismo y fanfarronería de alguien que sin ser Chávez, de forma caricaturesca pretende actuar como si fuera Chávez. Flaco favor le hace al comandante.

Mientras oía a Maduro en directo desde Caracas a través de las redes sociales, me preguntaba si de verdad tiene los arrestos para sacar adelante a su país. Venezuela está partida. Ya en su mensaje postelectoral a la nación venezolana ha ofrecido más socialismo y alcanzar la pobreza cero en 2019. Pide madurez y máxima responsabilidad. Suena fantástico cuando las cifras económicas acusan severos problemas producidos por los excesos chavistas a los que responde él mismo. Reclama contra la intolerancia y el saboteo, que practicó campante. Es un discurso que bien hemos conocido en México en voz de antidemócratas, ilegítimos, incongruentes y crédulos dueños de la verdad.

Capriles en cambio, ha dado una batalla formidable que ya en octubre de 2012 se acercó a Chávez, el invencible, el imbatible y el amado por el cien por cien de los venezolanos, decían sus corifeos, demostrando Capriles que ninguna de las tres cosas lo era más. Ha sido prudente y ha sabido responderle mejor a Maduro desde el instante mismo en que falleció Hugo Chávez. Guste o no reconocerse, Capriles ha dado una elección de ciudadanía y de clase inversamente proporcional a la mostrada por Maduro, el “in-maduro” que ya cada vez más conocemos mejor. Maduro no ha podido aceptar que no es Chávez y como no lo es, aún deberá demostrar que cuenta con la astucia de aquel y no la tiene nada fácil.

Cuando el Consejo Nacional Electoral de Venezuela anunció un resultado tremendamente cerrado para Maduro de un 50, 66 % y que Capriles se llevó el 49,07 % de votos, comunicándolo en medio de un sintomático llamado a la calma, alentando a mantener el orden, es que uno no puede sino reconocer que el llamado efectuado ya alerta un escenario candente y lleno de incidencias. Con cerradísimos 232,985 votos de diferencia en primera instancia, Capriles ha pedido un reconteo de votos antes de reconocer un resultado final. Si Maduro se llevó 7 millones y fracción de votos, medio millón menos que los obtenidos por Chávez en 2012, ahora más que nunca hay un país altamente polarizado. Con mayor abstencionismo, los chavistas ganan recibiendo menos votos. La necesaria y elemental equidad me lleva a plantear lo siguiente: si la derrota chavista a la reforma constitucional propuesta por Chávez en 2007, se produjo con el triunfo opositor frente a Chávez con el 50,07 % de los votos en su contra, siendo calificada por el derrotado Chávez como “victoria de mierda”, es inevitable preguntarnos ¿cómo se llamará la presunta victoria obtenida por Maduro correspondiente a un 50, 66% de votos cercano a ese 50,07 %? A Maduro puede salirle el tiro por la culata.

Se lleva Maduro la mitad de los votos con el apoyo de toda la fuerza del estado. La otra mitad de los votantes se lo ha negado. Eso habla bastante de la mala percepción que se tiene de Maduro. Un estado sumido en escasez, con severos pasivos en libertades y una economía cada vez más precaria y al que por lo tanto, no le servirán ni pajaritos ni señales divinas para salir adelante, asiste a ver a Maduro agarrándose de Chávez, pues carece de un discurso propio, lo que nos muestra a un Maduro que pone en alerta a la izquierda en la región, pues lo reitero por muy obvio que parezca: Maduro no es Chávez y por lo tanto, la izquierda regional, diversa como lo es, tomará nota, pues está acéfala de un liderazgo como el que pretendió ejercer Chávez y esa carencia no parece que vaya a cambiar si gana en definitiva Maduro.

Y algo se mueve en el Cono Sur desde el momento en que la izquierda no vence contundente en Venezuela o la izquierda chilena requiere echar mano de Bachelet, llamada como de emergencia desde la UNIFEM (ONU MUJERES) para conseguir ganar. Hay carencia de liderazgos y lo saben.

Termino: en su discurso postelectoral a su país, Maduro hablaba de que no reconocer resultados a su favor era burlarse de un país al mantenerlo en vilo. Y es evidente que ese vilo sería similar al que construyó el chavismo alrededor de la enfermedad del comandante. Otra vez la ley del embudo: “vale en mí lo que califico mal en otros”. Craso error de Maduro. El chavismo arrollador ya ha pasado y Maduro, lejos de la imparcialidad necesaria, con leyes a modo acogidas al modelo autoritario chavista, ahora tendrá una gran labor y no sabemos si logrará cumplirla: ser y hablar por él para componer Venezuela. El inmaduro de Maduro lo tiene difícil, pues hacerlo será como escupir al cielo. Venezuela lo tiene complicado y eso me despierta una gran pena.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios