www.elimparcial.es
ic_facebookic_twitteric_google

entrevista a la ex seleccionadora de natación sincronizada

Anna Tarrés: “No porque hagas el trabajo bien hecho quiere decir que lo tengas asegurado”

sábado 04 de mayo de 2013, 15:27h
De reina a villana, por culpa de una carta. La ex seleccionadora española de natación sincronizada ha querido contestar a la polémica surgida a raíz de las acusaciones de trato vejatorio a sus nadadoras con la publicación de un libro. “Cuando ser la mejor no es suficiente” (Planeta) es la respuesta de Anna Tarrés a la carta, a su no continuidad al frente del equipo y la radiografía de un grupo que ha llegado a la élite mundial de la natación sincronizada.
¿Cómo surgió la idea de escribir este libro?
El libro hacía como tres años que estaba en mente. Escribir sobre el método con el que hemos conseguido las medallas, cómo pasamos de la nada a crear este equipo de trabajo que con tanto empeño e investigación hemos sacado resultados. Pero, siempre encuentras un pero. no hay tiempo, has tenido un día duro... y lo vas dejando. Fue a raíz de la destitución cuando emerge esas necesidad de explicar mi versión de los hechos. Doy respuesta a la polémica a través del trabajo.

Tras quince años dedicada a la selección, ¿qué cuerpo se le queda cuando recibe la llamada de la destitución?
Lo primero que me salió fue agradecer al presidente la oportunidad de haber estado al frente del equipo durante los cuatro años. Si se acabó de esta manera, podría haber sido en otro momento, quizás. Fue un golpe durísimo. Ahora con el tiempo es una decisión que hay que acatar, que la vida conlleva estas cosas y no porque hagas el trabajo muy bien hecho quiere decir que lo tengas asegurado.

¿Era esperado?
Que yo no soy una persona fácil para trabajar, es verdad; que no éramos íntimos amigos, eso todo el mundo lo sabía. De ahí a que no pudiéramos mantener una relación profesional de máximo respeto y de intentar seguir llevando juntos un proyecto, como intentar que la sincronizada lograra una medalla en los Mundiales de Barcelona, hay una distancia importante.

En el libro habla de distintas causas que podrían haber motivado su despido, como descatalanizar la selección, su denuncia de los problemas económicos de la federación o, incluso, que él sentía envidia de usted. ¿Qué hay de cierto en estas declaraciones?
Yo hacía ya muchos años que estaba al frente de la selección cuando llega Carpena. Lo único que hago es seguir trabajando por y para el equipo. Y ante las dificultades intento ser proactiva y dar soluciones. Ante los problemas económicos, más de lo mismo. Si hay falta de recursos, vamos a generarlos. Que soy rebelde, sí. Que he luchado por la igualdad económica con mis homólogos de la federación, también. Que alguna vez no he acatado una decisión por considerarla injusta para el equipo, correcto. Que he denunciado que cuando un sistema se burocratiza demasiado impide la eficacia del día a día, también. Que cuando he hecho una selección he cogido a las mejores sin fijarme en el carnet de identidad para ver de dónde son, correcto. Lo que hemos intentando es ser lo máximo profesionales. Si en este camino alguna vez hemos tenido que saltarnos alguna norma, lo hemos hecho.

Y luego llega la famosa carta, ¿cómo reacciona ante su publicación?
Estupefacción total y absoluta. Tras tantos días de silencio absoluto, justo aparece la carta antes de la presentación del nuevo equipo técnico. Una carta que escribe el consuegro del presidente, que su hijo anima a los periodistas a través de las redes sociales a que se investigue. Está claro que esta organización , desde la sombra, se ha hecho para justificar la decisión.

¿Cómo se sintió al pasar de reina a villana? ¿Como lo vivió en la calle?
Si te digo la verdad, la carta ha sembrado muchas dudas. Yo lo que he recibido en la calle han sido muchas muestras de apoyo y de cariño. De muchas mujeres, algunos hombres también, pero han sido ellas las que me han dicho “Anna, sigue adelante”.

Siguiendo en esa línea, en el libro comentas que, de haber sido hombre, esto no hubiera pasado.
Así lo creo. Lo tenemos en el día a día delante de nuestras narices. Cómo se entrena a unos chicos y se trata a unos futbolistas en televisión... y nadie dice nada. Lo veo clarísimo.



Además, tras su salida, Gemma Mengual le acusó de ser la culpable de su marcha, ¿qué responde ante esa declaración?
Todo el mundo es libre de decir lo que quiera. Gemma y yo hemos sido cómplices y un dúo perfecto durante muchos años. Hemos aprendido a hacer la sincro que hay ahora, hemos crecido como mujeres, como deportistas y como profesionales durante más de veinte años. Llega un momento en que la vida cambia, los intereses cambian y que a veces en según qué circunstancias pues dices según qué historias. Respeto profundamente los sentimientos que tenga ella, aunque no los comparto. Yo no la saqué sino que fue ella la que decidió que la nueva organización del equipo no le convenía, ya no le gustaba. Probablemente la motivación para seguir trabajando a los niveles de máxima exigencia que implica el deporte de élite no entraba en sus planes. Lo intentó, pero es muy difícil estar física y psicológicamente preparada para asumir el reto de seguir siendo la mejor.

¿A quién ve como la sucesora de Mengual? ¿La nueva líder?
Ona Carbonell es la persona que tiene que asumir el liderazgo del equipo. Es joven, con mucho talento y seguro que lo puede conseguir.

Con todo lo que ha ocurrido, su salida y la de otras nadadoras clave como Andrea Fuentes ¿qué futuro le ve a la selección española?
Mantenerse en la élite es muy difícil. El equipo lleva una dinámica de trabajo que no se va a romper ahora, ni mucho menos. Pero estar ahí arriba, tratando de ganar a las rusas, requiere de mucho trabajo y de mucha experiencia. El equipo es joven, al igual que la parte técnica. Aquí todo el mundo tiene capacidades, tiene que desarrollarlas, y estaremos apoyando para lo que se necesite. Yo ahora estoy en el Club Natación Kallípolis y desde allí seguimos alimentando esa base y ofreciéndoles nuestros conocimientos.

¿Le veremos de nuevo al mando de una selección, incluida la española?
Las puertas están abiertas. Creo que el tema de la carta hizo mucho daño para que yo pudiera seguir una negociación tranquila con algunos de los países que se acercaron, Ahora están los campeonatos de Barcelona, los Juegos de Brasil... Estoy abierta a todas las posibilidades. En estos momentos, el hecho de seguir en el club, haber escrito el libro, estar en televisión... la vida me está ofreciendo este aprendizaje acelerado después de estar tantos años de estar a pie de piscina para poder hacer otras cosas.

¿Cómo se definiría como entrenadora?
Ambiciosa, exigente, perfeccionista, con ganas de asumir retos, valiente, con poco sentido del ridículo o del fracaso -son motivo de mejora-, divertida, con sentido del humor, con capacidad de improvisación, que me aburro fácilmente, por lo que el día a día tiene que ser divertido.

¿En qué consiste los que define como “método Tarrés”?
He intentado ordenar las ideas, y a través de las experiencias ha ido saliendo ese “método Tarrés” que se basa en el trabajo, la cultura del esfuerzo, la disciplina, la voluntad de mejora continua, la creatividad, la máxima calidad, la innovación y en crear equipo. Al final sólo escogiendo a los mejores hemos sido capaces de desarrollar nuestro talento individual para ponerlo al servicio del grupo. Por lo tanto, ha sido un método basado en aprender a trabajar con máxima calidad y atendiendo a todos los 'inputs' de innovación posibles para progresar y donde la gestión del grupo humano ha sido una de las claves del éxito.
¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Imparcial

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.